Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Otras especialidades médicas

Descubierto un nuevo origen de los vasos linfáticos del corazón

Investigadores del CNIC han desvelado que la vasculatura linfática del corazón no tiene un único origen, sino que se forma mediante la participación de células procedentes de distintos tejidos. El estudio, realizado en ratones, se publica en la revista Development Cell.

En verde, las arterias coronarias del corazón y, en rojo, los descendientes de una única célula al endotelio de los vasos linfáticos coronarios. / CNIC

Un estudio internacional liderado por Miguel Torres y Ghislaine Lioux, científicos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), identifica y caracteriza un nuevo nicho vasculogénico que contribuye al desarrollo linfático coronario y muestra que los vasos linfáticos cardíacos son de origen y función heterogéneos.

Es decir, que la vasculatura linfática del corazón no tiene un único origen, sino que se forma mediante la participación de células procedentes de distintos tejidos. El trabajo, publicado en Development Cell, abre una nueva vía para futuros trabajos sobre el mecanismo involucrado en la vasculogénesis linfática en este nuevo nicho y sobre la diversidad funcional de los vasos linfáticos cardíacos.

La vasculatura linfática del corazón no tiene un único origen, sino que se forma mediante la participación de células procedentes de distintos tejidos

La circulación coronaria, esencial para la función del corazón, no consiste solo en el sistema arterial-venoso que proporciona oxígeno y nutrientes. En ella además intervienen vasos linfáticos que cumplen funciones esenciales como la protección del corazón frente a infecciones, la prevención de la formación de edemas (retención de líquidos) en el miocardio o la mejor recuperación de la función cardíaca tras un infarto.

A pesar de su relevancia, la vasculatura coronaria linfática es, en gran medida, una desconocida; de hecho, ha sido mucho menos estudiada que las arterias y venas coronarias. Así, esta investigación ha analizado el origen del sistema linfático coronario durante la formación del corazón en el embrión del ratón.

Hasta ahora, explica Torres, “se pensaba que toda la vasculatura linfática se producía a partir de células que se desprendían de las venas principales del embrión temprano y, desde allí, migraban y colonizaban todos los tejidos y órganos del embrión”.

Sin embargo, este estudio demuestra que, en el corazón, hay una segunda población de células linfáticas que se recluta más tarde en el desarrollo y no se origina de las venas, sino de lo que se conoce como segundo campo cardíaco.

Células multipotentes

Dicho segundo campo cardíaco, apunta Ghislaine Lioux, está compuesto por células multipotentes “capaces de producir diferentes tipos celulares del corazón, como cardiomiocitos (las células del músculo cardíaco), células de músculo liso y células endoteliales de las arterias y venas”. 

Corazón

Se muestra el corazón y tejidos anejos con la visualización de los vasos linfáticos y las células descendientes del segundo campo cardíaco en rojo. / CNIC

Este estudio amplía el repertorio de células que produce el segundo campo cardíaco al demostrar que, además, produce endotelio linfático, señala Torres. “Esta singularidad de la vasculatura linfática del corazón abre varios campos interesantes de investigación futura”.

Uno de los aspectos más sorprendentes ha sido encontrar que las células linfáticas provenientes del segundo campo cardiaco se mezclan con células linfáticas de otro origen, seguramente venoso, y entre las dos poblaciones forman los vasos linfáticos de la parte ventral del corazón.

A pesar de que el segundo campo cardiaco solo contribuye un 50 % de las células de los vasos linfáticos, cuando lo investigadores bloquearon experimentalmente la capacidad de formar células linfáticas del segundo campo cardíaco observaron la ausencia total del vasculatura linfática coronaria. 

La nueva población celular descubierta no solo aporta un mayor número de células al sistema linfático, sino que lidera un proceso específico e irremplazable para la formación de la vasculatura linfática del corazón.

“Este funcionamiento revela, por primera vez, la especialización de subpoblaciones endoteliales en la formación de la vasculatura coronaria y abre la puerta a un mejor entendimiento de la formación de vasos linfáticos, un proceso esencial no solo para el desarrollo embrionario del corazón sino para su respuesta a estrés o enfermedad de corazón en el corazón adulto”.

Referencia bibliográfica: 

Lioux et al., A Second Heart Field-Derived Vasculogenic Niche Contributes to Cardiac Lymphatics. Developmental Cell (2019). https://doi.org/10.1016/j.devcel.2019.12.006

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Nuevo mecanismo para frenar la pérdida de sinapsis en el alzhéimer

La molécula Abeta42 es la responsable de la pérdida de sinapsis en pacientes con alzhéimer, según un equipo español. Los expertos han conseguido alterarla y permitir que se exprese una enzima que ‘rescata’ las sinapsis deterioradas. Estos hallazgos permitirían diseñar una nueva estrategia contra la enfermedad.

Alt de la imagen
La falta de ejercicio vigoroso, más importante que el tiempo sedentario para la fragilidad

Los niveles más bajos de actividad física moderada-vigorosa predicen el desarrollo de mayor fragilidad en las personas mayores. Sin embargo, no se halló relación entre un mayor tiempo sedentario y este estado asociado al envejecimiento. Los expertos proponen intervenciones terapéuticas que aumenten el grado de ejercicio realizado.