Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren el virus marino más grande y complejo del mundo

Investigadores canadienses e ingleses han descubierto el virus marino más grande del mundo. Según el estudio que se publica en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), Cafeteria roenbergensis es un virus poco usual, complejo y de aspecto parecido al de los mimivirus (virus de gran tamaño con ADN de doble cadena), capaz de infectar a un depredador planctónico de gran importancia ecológica y muy extendido.

Células no infectadas de Cafeteria roenbergensis. Foto: Matthias G. Fischer.

Descubierto en las costas del Estado de Texas (EE UU) a principios de los ‘90, el equipo liderado por la Universidad de Columbia Británica (UBC) en Canadá, determinó que el genoma del patógeno Cafeteria roenbergensis contiene cerca de 730.000 pares de bases, lo que lo convierte en el virus marino más grande del mundo y el segundo más grande tras el virus Acanthamoeba polyphaga mimivirus, que se transmite por agua dulce.

“En EE UU dicen que todo es más grande en Texas. ¡Incluso los virus! Este virus representa uno de los más complejos jamás descubierto, con una serie de genes que en la mayoría de los casos sólo se esperarían en organismos celulares”, explica a SINC Curtis Suttle, coautor del estudio e investigador en el Departamento de Ciencias Terrestres y Oceánicas, Botánica y Microbiología e Inmunología de la UBC.

El trabajo, que se publica en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), demuestra que el virus Cafeteria roenbergensis tiene un genoma mayor que el encontrado en algunos organismos celulares y presume de una complejidad genética que dificulta la diferenciación entre entidades “vivas” y “no vivas”.

“La mayor parte de la maquinaria genética encontrada en este virus sólo se podría esperar encontrar en organismos vivos y celulares, entre los que se incluyen muchos de los genes necesarios para producir ADN, ARN, proteínas y azúcares”, señala Suttle.

Los virus no se pueden duplicar fuera de las células huésped y dependen de las proteínas suministradas por la célula, un límite que normalmente se utiliza para distinguir entre los organismos “vivos” de los “no vivos”. Los virus gigantes desafían esta definición, porque siguen necesitando una célula para duplicarse pero codifican en su propio genoma la mayoría de las proteínas necesarias para dicha duplicación.

‘Asesino’ de zooplancton

El virus Cafeteria roenbergensis infecta a la mayor parte del zooplancton marino, que ocupa una posición clave en la cadena trófica marina. “Cafeteria roenbergensis es uno de los mayores consumidores de zooplancton en los océanos de todo el mundo. El virus CroV mata al zooplancton. Es por tanto un actor importante en los ecosistemas marinos”, apunta el experto microbiólogo.

Según Suttle, el virus supone “una importante vía de transferencia de carbono y de reciclaje de nutrientes en los sistemas marinos y de aguas dulces”. “No sabemos casi nada del papel que los virus desempeñan en este sistema”, afirma el científico canadiense.

“Tenemos pocas dudas de que este virus sea un representante más de un grupo más grande de virus gigantes muy desconocidos pero importantes para la ecología”, concluyen los expertos.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los perros que se pasean por la playa afectan mucho más a las aves que la presencia humana

Un investigador de la Universidad de Valencia ha estudiado cómo la presencia de personas y perros paseando en las playas afecta a la reproducción del chorlitejo patinegro. Esta ave huye de su lugar de anidación sobre todo cuando se acercan los canes, al considerarlos como depredadores. El científico destaca la necesidad de regular la entrada de mascotas a las playas para asegurar la conservación de estos pájaros.  

Alt de la imagen
Cerca de 850.000 virus desconocidos en la naturaleza podrían infectar a las personas

Prevenir pandemias a través de la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de covid-19, advierten desde la ONU tras la publicación del último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.