Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren un nuevo marcador tumoral en linfomas de células T

El grupo de investigación dirigido por José Fernández Piqueras ha descubierto la implicación de un gen, el gen que codifica para la Anexina A1, en el desarrollo de linfomas y por tanto, su validez como marcador tumoral.

De izquierda a derecha: timo normal, timo hiperplásico, linfoma linfoblástico inducido por radicación-gamma.

Los linfomas linfoblásticos de células T constituyen un grupo heterogéneo de tumores que se caracterizan por su agresividad y su expresión en edades tempranas de la vida. A pesar de los avances más recientes una buena parte de estos tumores sigue teniendo mal pronóstico y ocasionan frecuentes recidivas. En este trabajo se ha identificado un nuevo biomarcador de utilidad diagnóstica y pronóstica y se propone una nueva estrategia terapéutica.

En un artículo que acaba de aparecer en el último número la prestigiosa revista Cancer Research, el equipo de José Fernández Piqueras (UAM/CBMSO) ha demostrado la implicación del gen que codifica la Anexina A1 en el desarrollo de linfomas linfoblásticos de células T. Este tipo de linfomas se podrían considerar como enfermedades genéticas pediátricas donde el componente basal de susceptibilidad juega un papel importante. Resultan de la proliferación descontrolada de timocitos malignos en diferentes estadios de su diferenciación intra-tímica, son clínica y biológicamente heterogéneos, y los pacientes están sometidos a constantes recidivas que auguran un mal pronóstico.

Lo sorprendente de este hallazgo es que la Anexina A1, que se conocía fundamentalmente por su participación en procesos inflamatorios, se expresa en las células acompañantes del tumor y controla los niveles de apoptosis (muerte celular) de las células T inmaduras mediante la inducción de prostaglandina E2. Los resultados obtenidos en este trabajo realzan la importancia de las células estromáticas en el desarrollo de los linfomas, demuestran la validez de la Anexina A1 como marcador tumoral, y apuntan hacia el empleo de la prostaglandina E2 como una nueva aproximación terapéutica.

El trabajo ha sido posible gracias a la colaboración entre el equipo del Dr. Fernández Piqueras (Departamento de Biologia, Universidad Autonoma de Madrid/ Centro de Biologia Molecular, CSIC) y los equipos de de los Drs. Manuel Fresno (CBMSO), Jean Louis Guenet y Xavier Montagutelli (Instituo Pasteur de París) y Pablo Fernández Navarro (Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III). Los resultados obtenidos han permitido la presentación de dos patentes, y constiyuyen el eje central de la tesis de la Dra. Laura González, codirigida por los Drs. Fernández Piqueras y Javier Santos.

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid (UCCUAM)
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados