Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Nueva investigación publicada en la revista ‘Cell’

Descubren un nuevo mecanismo de regulación del tejido adiposo marrón

Un equipo internacional de científicos, con participación de la Universidad de Barcelona (UB), confirma que la proteína morfogenética ósea 8B (BMP8B) desempeña un papel clave en la regulación de la termogénesis en el tejido adiposo marrón. Así lo demuestra un trabajo científico publicado en la revista Cell.

El nuevo artículo destaca el papel clave de la proteína morfogenética ósea 8B (BMP8B) en la regulación de la termogénesis en el tejido adiposo marrón. Imagen: UB.

Una de las principales causas que están relacionadas con la epidemia de la obesidad es el mal funcionamiento del tejido adiposo marrón. A diferencia del tejido adiposo blanco, que es la grasa más conocida, el tejido adiposo marrón no almacena lípidos, sino que los oxida para obtener energía que se disipa en forma de calor. Este fenómeno se conoce como termogénesis.

Así pues, el tejido adiposo marrón ayuda a "quemar" más calorías y a producir calor corporal a partir de las grasas. Por ese motivo, este tipo especial de grasa ha centrado la atención del colectivo investigador como posible diana terapéutica para tratar la obesidad. Sin embargo, los mecanismos moleculares que regulan su funcionamiento no se conocen bien y todavía hay que profundizar mucho más en la investigación.

Las proteínas morfogenéticas óseas son factores de crecimiento que pertenecen a la familia de los factores TGF-beta (transforming growth factor beta). Tradicionalmente, se han relacionado con la formación de hueso, cartílago y tejido conjuntivo.

Los resultados del estudio, que se publica en la revista Cell, demuestran, por primera vez, que la proteína morfogenética ósea 8B (BMP8B) se expresa en niveles elevados en el tejido adiposo marrón y en el hipotálamo, y modula aspectos clave de la termogénesis.

Como señalan los expertos, los ratones sin el gen BMP8B, empleados para la investigación, son marcadamente obesos —pese a tener una ingesta reducida— debido a una menor capacidad para quemar grasa en el tejido adiposo marrón. Los efectos de la BMP8B sobre el tejido adiposo marrón están regulados por el hipotálamo, una zona del cerebro muy importante para regular la energía.

La administración de dosis mínimas de BMP8B sobre el hipotálamo es suficiente para incrementar de manera significativa la temperatura corporal de los animales, debido a que estimulan al tejido adiposo marrón para producir calor. Esta acción depende de la actividad de la proteína cinasa activada por AMP (AMPK) en unas cuantas neuronas del hipotálamo (el núcleo ventromedial).

En concreto, la activación de la AMPK revierte el efecto de la BMP8B sobre la disipación de calor del tejido adiposo marrón. En conjunto, los resultados confirman la aplicación de BMP8B y AMPK en el hipotálamo como posibles dianas terapéuticas contra la obesidad y para desarrollar fármacos que actúan sobre este binomio como mecanismo de control de la masa corporal.

En el estudio participa el grupo de Biología Molecular y Regulación Génica del Tejido Adiposo y sus Patologías, que dirige Francesc Villarroya, catedrático del departamento de Bioquímica y Biología Molecular y director del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB). El trabajo también está firmado por los expertos del grupo NeurObesidad (Universidad de Santiago de Compostela), dirigido Miguel López, en colaboración con equipos de centros de investigación de Iowa (EE UU), Estocolmo (Suecia) y Cambridge (Reino Unido).

Una extensa investigación de perfil multidisciplinar

Como explica Villarroya, que también es miembro del CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, "este ha sido un extenso estudio multidisciplinar que ha exigido la participación de varios equipos de investigación, bajo la coordinación de Antonio Vidal-Puig, de la Universidad de Cambridge".

El equipo de la UB ha contribuido al trabajo científico determinando los mecanismos de control de la expresión del gen que da lugar a la síntesis de este nuevo factor regulador de la termogénesis en la grasa marrón (BMP8B). En concreto, "hemos podido ver que este control lo ejerce el llamado PPAR-alfa, un receptor nuclear conocido anteriormente por su importancia en el control de la oxidación de grasas en el organismo. De hecho, este es el receptor que activan los fármacos llamados fibratos, que se les administra a enfermos con exceso de triglicéridos en la sangre", añade Villarroya.

"Para los científicos —continúa el experto— es bastante sugerente que haya este control coordinado entre los mecanismos de oxidación de grasa y de disipación de calorías en el tejido adiposo marrón. Este trabajo anima a continuar avanzando en nuestras investigaciones sobre la grasa marrón, una línea de investigación desarrollada desde hace años con el objetivo de contribuir a encontrar formas de activar el gasto energético y prevenir o tratar la epidemia de obesidad y diabetes que se produce de manera creciente en nuestra sociedad".

Más información

Fuente: Universidad de Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Día Mundial de la Menopausia
El 90 % de las mujeres con menopausia sufre sofocos, sequedad o dolor articular

La mayoría de las mujeres que ya no tienen la regla afirman sufrir alguno de los síntomas asociados a esta etapa de la vida. Un 34,5 % se encuentra en situación de sobrepeso y el 17,4 % reconoce que tiene obesidad. El 67,2 % mantiene una vida sexual activa.

Descubren un mecanismo rápido de autorreparación muscular

Un equipo científico de España y Portugal ha descubierto un proceso de regeneración muscular, que se basa en la reordenación de los núcleos de las fibras musculares y que es independiente de las células madre. Este hallazgo mejorará la comprensión de la maquinaria celular implicada en la reparación muscular.