Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren una nueva especie de ave en los bosques nubosos de Papúa

Las inaccesibles montañas de Nueva Guinea son el hogar de la nueva especie de ave que acaba de hallar un equipo internacional liderado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales. El picabayas satinado, del que aún no se ha descrito la hembra de la especie, se ha hallado en una de las zonas menos exploradas del mundo.

Macho adulto de picabayas satinado, nueva especie descrita para el género Melanocharis. / Borja Milá

El picabayas satinadoMelanocharis citreola, es el nombre de la nueva especie cuya descripción se ha publicado en la revista científica Ibis. Se diferencia de los demás miembros del género por la coloración del plumaje, la morfología, y múltiples diferencias en su genoma. Los picabayas habitan el sotobosque de selvas bien conservadas, donde se alimentan principalmente de pequeños frutos

La zona de Nueva Guinea donde se ha encontrado es una de las menos exploradas del mundo y alberga una enorme diversidad todavía desconocida para la comunidad científica

La zona de Nueva Guinea donde se ha encontrado es una de las menos exploradas del mundo y alberga una enorme diversidad todavía desconocida para la comunidad científica.

“Las aves son una excepción, pues están mucho mejor estudiadas que otros grupos taxonómicos como los invertebrados o las plantas, y por eso encontrar una especie no descrita es muy difícil”, explica Borja Milá, investigador del MNCN-CSIC. De hecho, esta es solo la segunda especie descrita en Nueva Guinea en los últimos 80 años, tras la descripción del mielero de carlota, Melipotes carolae, hallado en las montañas Foja en 2005. 

La familia Melanocharitidae, endémica de Nueva Guinea, incluye a los picabayas, de los géneros Melanocharis Rhamphocharis, y a los picudos, de los géneros Toxorhamphus Oedistoma, y representa un interesante caso de diversificación adaptativa, con especies que han evolucionado picos de distinta forma y tamaño para adaptarse al consumo de frutos y néctar en selvas tropicales.

En un principio, el equipo creyó que se trataba de una especie hermana del picabayas colilargo, Melanocharis longicauda, debido a su coloración y la altitud a la que fue descubierta, pero los análisis filogenéticos, que permitieron reconstruir la historia evolutiva del grupo, revelaron que está más relacionado con el picabayas estriado, Melanocharis striativentris

Bosque

Interior del bosque nublado a 1.200 m en las montañas Kumawa, Papúa Occidental. / Borja Milá.

Expediciones con nuevos hallazgos

La nueva especie de picabayas fue capturada durante dos expediciones biológicas en 2014 y 2017 a la región de Lengguru, en el Istmo de la Cabeza del Pájaro, una zona kárstica de topografía accidentada y difícil penetración por la falta de agua en superficie. Organizadas por el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia y el Instituto Indonesio de Ciencias (LIPI), las expediciones dieron lugar a numerosos descubrimientos sobre la diversidad zoológica y botánica de la región, tanto terrestre como marina. 

Conseguimos tres individuos más, dos de ellos machos inmaduros, pero ni rastro de las hembras. Claramente todavía queda mucho por conocer sobre esta y otras aves de Nueva Guinea

Borja Milá, MNCN-CSIC

“En 2014, durante el último día de muestreo a 1.200 m en las montañas Kumawa, capturamos en las redes un macho de picabayas que pertenecía claramente a una especie no descrita del género Melanocharis. Fue un momento emocionante” relata Milá. A partir de ahí se organizó una segunda expedición más larga a las montañas Kumawa en 2017 con el fin de obtener más datos sobre la nueva especie.

“Estuvimos un mes acampando a 1.200 metros y conseguimos tres individuos más, dos de ellos machos inmaduros, pero ni rastro de las hembras. Claramente todavía queda mucho por conocer sobre esta y otras aves de Nueva Guinea”, concluye Milá. 

Referencia

Milá, B., J. Bruxaux, G. Friis, K. Sam, H. Ashari, C. Thébaud. 2021. A new, undescribed species of Melanocharis berrypecker from western New Guinea and the evolutionary history of the family Melanocharitidae. Ibis, DOI: 10.1111/ibi.1298

Fuente:
MNCN
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.