Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren una nueva levadura en la selva amazónica

Un equipo de científicos de la Universidad Pontificia Católica del Ecuador y de la institución británica IFR (Institute of Food Research) ha descrito una nueva especie de levadura, Candida carvajalis sp. Nov, según publica on line la revista FEMS Yeast Research. La levadura recibe el apellido de su descubridor, Enrique Carvajal, que la encontró en las profundidades de la selva amazónica ecuatoriana.

Javier Carvajal colectando levaduras. Foto:IFR

Las levaduras son esenciales en nuestra alimentación y en la industria farmacéutica desde hace mucho tiempo. Cada vez que se descubre una especie nueva se amplia el conocimiento de estos hongos, e incluso pequeñas diferencias genéticas pueden derivar en importantes beneficios económicos. Además, con el descenso de las reservas de petróleo, ha comenzado una carrera para descubrir las nuevas variedades que se podrían utilizar en la producción más sostenible con biocombustibles.

El doctor Steve James, uno de los autores del estudio, comenta: “Es una carrera contra el tiempo. Somos conscientes que la perdida masiva de diversidad biológica está sucediendo en todo el mundo, y nuestros colegas en Ecuador se han dado cuenta de la importancia de recoger, catalogar y, por tanto, preservar, lo que todavía permanece”.

El investigador Javier Carvajal, que dirige el equipo ecuatoriano, es el hijo del descubridor de la levadura, Enrique Carvajal, que la encontró mientras realizaba prospecciones de petróleo. El nombre del hongo, Candida carvajalis se ha puesto en su honor.

Javier Carvajal destaca que las cuatro regiones climáticas de Ecuador, así como las fermentaciones que desde antiguo vienen realizando las comunidades indígenas hacen de este país un lugar “prometedor” para que se puedan encontrar nuevas especies de levaduras.

Por su parte, Enrique Carvajal no es un biólogo, sino abogado, y como un cervecero casero entiende la importancia de las levaduras en los procesos de alimentación. La nueva especie la recuperó de madera en descomposición y de restos de hojas caídas cerca de la ciudad de Dayuma, en la provincia de Orellana, en la región central de la Amazonía ecuatoriana.

El doctor Ian Roberts, conservador del NCYC (National Collection of Yeast Cultures) concluye: “Nuestra colaboración con el equipo de Ecuador es de inestimable valor. Juntos queremos asegurar la biodiversidad que es irremplazable preservándola y poniéndola a disposición para innovar en la producción de alimentos, bebidas y el cuidado de la salud. Está claro que nuestra colección conjunta será de gran valor para que los ingenieros químicos busquen nuevas propiedades en las levaduras, tanto para desarrollar la segunda generación de biocarburantes como en el campo de las fermentaciones químicas.

Fuente: SINC/AG
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las ostras producen materiales espumosos con una técnica parecida a la impresión 3D

Científicos españoles han descubierto que las ostras producen estructuras tridimensionales tipo espuma con una tecnología propia, lámina a lámina. Así estos moluscos han solventado el problema de limitación del espacio extrapaleal, es decir el pequeño espacio que separa al molusco de la concha.

Alt de la imagen
OPINIÓN
La lucha contra los microplásticos pasa por el estudio de los ríos
David León Muez

La basuraleza es un problema global: cada día toneladas de residuos derivados de actividades industriales, agrícolas o domésticas acaban en la naturaleza causando, no solo un daño estético, sino una amenaza para la supervivencia de los ecosistemas. En el caso de los microplásticos, el problema tiene solución gracias a la puesta en marcha de acciones para detectarlos en sistemas acuáticos continentales.