MATEMÁTICAS, FÍSICA Y QUÍMICA: Física

Detectado un exceso de uranio radiactivo en el Mediterráneo noroccidental

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

La cantidad de uranio-236 en las aguas situadas entre la Riviera italiana y Córcega excede en un factor de 2,5 los valores esperados en esta zona del Mediterráneo, según los análisis realizados por investigadores del Centro Nacional de Aceleradores. Los autores desconocen el motivo, pero apuntan a la planta de reprocesamiento de combustible nuclear de Marcoule (Francia), a las operaciones rutinarias de otras instalaciones nucleares y al accidente de Chernobyl como posibles causas.

Más información sobre:
uranio
radiactividad
energía nuclear
aceleradores
isótopos

CNA | 06 octubre 2016 11:50

<p>Los investigadores han analizado la cantidad de uranio-236 en el Mar de Liguria, en el Mediterráneo noroccidental.  / Wikipedia</p>

Los investigadores han analizado la cantidad de uranio-236 en el Mar de Liguria, en el Mediterráneo noroccidental.  / Wikipedia

Investigadores del Centro Nacional de Aceleradores (CNA, en Sevilla) han estudiado una columna de agua en el Mediterráneo noroccidental, encontrando que la cantidad de uranio-236 (236U) excede en un factor 2,5 a la de otras zonas similares situadas a igual latitud.

En el estudio, publicado en la revista Science of the Total Environment, se han analizado los niveles de este isótopo radiactivo en la estación oceanográfica DYFAMED (Dynamics of Atmospheric Fluxes in the Mediterranean Sea), situada en el mar de Liguria, una zona del Mediterráneo situada entre la Riviera italiana y la isla de Córcega.

Según los autores, el interés del estudio en esta región reside en analizar las potenciales fuentes locales y regionales de uranio-236 que pueden haber afectado a sus aguas y sedimentos, así como a procesos naturales que podrían haber alterado el inventario debido al denominado fallout global (aerosoles radioactivos liberados durante las pruebas nucleares atmosféricas realizadas entre los años 40 y 80 del siglo XX).

La cantidad de uranio-236, que se crea mediante reacciones nucleares, excede en un factor de 2,5 los valores esperados en la zona de estudio

El uranio-236 tiene un período de semidesintegración de 23,4 millones de años. Se trata de un  radioisótopo sintético, es decir, un isótopo radiactivo que no se encuentra de forma natural en la Tierra y que se crea mediante reacciones nucleares. Sobre todo se produce por activación neutrónica del uranio-235, isótopo natural del uranio. Por tanto, es muy abundante en los reactores nucleares y, en consecuencia, en las emisiones de éstos, accidentales o controladas.

Al ser el uranio un elemento soluble en agua de mar y al haberse introducido el 236U en los últimos 70 años y, en algunos casos, en zonas muy localizadas (por ejemplo, en las emisiones de las plantas de reprocesamiento de combustible nuclear de Sellafield (Reino Unido) y La Hague (Francia)), tiene un gran potencial como trazador oceanográfico.

Como el uranio-236 es un elemento muy minoritario, resulta prácticamente indetectable en el medio ambiente en general, y en agua de mar en particular, por técnicas analíticas previas a la aparición de la espectrometría de masas con aceleradores (AMS).

De hecho, en este estudio se presentan los primeros datos de 236U publicados en el Mar Mediterráneo, y los primeros resultados de este isótop obtenidos con el sistema de AMS de 1 MV del CNA.

Posibles fuentes radiactivas

Los valores obtenidos indican que existen fuentes adicionales de 236U en esta zona además del fallout global. Entre esas posibles fuentes podrían figurar las emisiones controladas de la planta de reprocesamiento de combustible nuclear de Marcoule, en Francia; el accidente de Chernobyl; o las emisiones derivadas de la operación rutinaria de las plantas nucleares situadas en la cuenca Mediterránea.

No obstante, los autores reconocen que necesitan más estudios para averiguar el origen del exceso de 236U en el Mediterráneo occidental.

Esta investigación se ha desarrollado dentro de una colaboración entre el CNA y los Laboratorios Medioambientales de Mónaco de la Organización Internacional de la Energía Atómica (IAEA-MEL) para desarrollar técnicas analíticas basadas en el uso de aceleradores de partículas para el estudio de radionucleidos en muestras marinas.

Referencia bibliográfica:

E. Chamizo, M. López-Lora, M. Bressac, I. Levy, M.K. Pham. "Excess of 236U in the northwest Mediterranean Sea". Science of the Total Environment 565 (2016) 767–776. http://dx.doi.org/10.1016/j.scitotenv.2016.04.142

Zona geográfica: Andalucía
Fuente: Centro Nacional de Aceleradores

Comentarios

  • Alejandro Teitelbaum |13. octubre 2016 10:17:30

    Durante las guerras del Golfo, contra Yugoslavia y contra Libia se utilizaron bombas con uranio empobrecido. Y cuando los aviones de vuelta de su misión no había lanzado todas sus bombas las arrojaban en el Mediterráneo antes de aterrizar en su base.
    Quizás habría que investigar por ese lado sobre la contaminación en el Mediterráneo.

    En un documento al respecto se puede leer:
    En sus 110.000 ataques aéreos contra Iraq, los aviones A-10 Warthog de EEUU lanzaron 940.000 proyectiles con uranio empobrecido, y en la ofensiva terrestre sus tanques M60, M1 y M1A1 dispararon otros 4.000 proyectiles también revestidos de uranio. Se estima que en la zona hay 300 toneladas métricas de desechos radiactivos, que podrían haber afectado ya a 250.000 iraquíes. Tras la Guerra del Golfo, investigaciones epidemiológicas iraquíes e internacionales han permitido asociar la contaminación ambiental debida al empleo de este tipo de armas con la aparición de nuevas enfermedades de muy difícil diagnóstico (inmunodeficiencias graves, por ejemplo) y el aumento espectacular de malformaciones congénitas y cáncer, tanto en la población iraquí como entre varios miles de veteranos norteamericanos y británicos y en sus hijos, cuadro clínico conocido como Síndrome de la Guerra del Golfo. Síntomas similares al de la Guerra del Golfo se han descrito entre un millar de niños residente en áreas de la antigua Yugoslavia donde en 1996 la aviación norteamericana recurrió también a bombas con uranio empobrecido, al igual que durante la intervención de la OTAN contra la Federación Yugoslava de 1999.

    Ver todo el documento en:
    http://iacenter.org/depleted/du_eurspan.htm


    Responder a este comentario

  • Yo mismo |13. octubre 2016 10:18:40

    En español se escribe Chernóbil no Chernobyl.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER