Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Detectan ocho tendencias en la alimentación

Alimentos con mensaje, experiencia multisensorial, simplicidad y salud personalizada. Son algunas de los ocho tendencias en alimentación que han detectado investigadores de Azti-Tecnalia y la Bilbao Design Academy. Conocer esta información supone para la industria agroalimentaria una oportunidad para innovar y anticiparse a las demandas de los consumidores en los próximos años.

Azti-Tecnalia, centro tecnológico especializado en investigación marina y alimentaria, ha desarrollado por primera vez en el ámbito científico un proyecto propio de identificación y estudio de tendencias en alimentación. La iniciativa se apoya en el proyecto Food Trend Trotters, y se realiza junto a Bilbao Design Academy, centro de conocimiento sobre tendencias, diseño e innovación.

Los investigadores han dado a conocer ocho tendencias. La primera es el food telling (alimentos con mensaje), relacionada con dar respuesta a una demanda de información transparente, atractiva y cercana. Conecta al consumidor y a lo que consume, y dota a la vez de mayor identidad y autenticidad a los propios alimentos.

La segunda es el super sense (experiencia multisensorial), que busca una provocación de los sentidos y generar una experiencia sensorial original, placentera, intensa y plena.

Por su parte, el slowcal implica una mayor concienciación y responsabilidad con el impacto del consumo alimentario en el ámbito personal, social, económico y ambiental. Busca un consumo de calidad, donde prevalece el disfrute, el equilibrio, la sostenibilidad y lo cercano.

La cuarta tendencia es el here&now, el 'aquí y ahora''. Facilita el estilo de vida de los nómadas urbanos, que demandan flexibilidad, optimizar la gestión de su tiempo, salud, y la gratificación instantánea a sus necesidades, en cualquier momento y lugar.

El eater tainment (experiencia alimentaria) implica indulgencia y autocomplacencia a través de experiencias memorables que conecten con las necesidades emocionales de los individuos. Aventura, diversión, sorpresa y entretenimiento aportan un valor añadido experiencial al producto.

Made simple, házmelo simple,es otra de las opciones. Se refleja en la demanda de soluciones flexibles que permitan la compra y consumo inteligente, optando a la mejor opción en menos tiempo. Está asociada tanto al producto como al proceso de compra y consumo a través de servicios y herramientas que faciliten la vida a los consumidores.

La séptima tendencia es my health (salud personalizada). Representa una actitud proactiva y responsable hacia la promoción, prevención y conservación del bienestar y la salud propia. Persigue una alimentación adaptada a necesidades personales, para lograr el equilibrio físico, mental y emocional.

Por último, el ego food (expresión alimentaria) está asociada a la expresión de la propia identidad (de forma individual o dentro de un colectivo), “personificando” en los productos de gran consumo los deseos, valores o aspiraciones propias.

Importancia de conocer las tendencias

Detectar y analizar las tendencias supone para el sector agroalimentario adaptarse al mercado actual y anticiparse al mercado futuro. Se trata, además, de una herramienta estratégica para promover la innovación desde el mercado y para el mercado, y resulta esencial para el diseño de nuevos conceptos de producto.

Este conocimiento permite transformar las tendencias en productos y servicios innovadores que actualmente no existen en el mercado, así como detectar oportunidades de negocio para responder a los distintos tipos de consumidores.

En los próximos años se considera que la alimentación deberá adaptarse a los nuevos ritmos de vida urbanos, con alimentos disponibles en cualquier momento y lugar y que, sin merma de calidad y salubridad, supongan una satisfacción instantánea. El futuro cercano estará marcado también por servicios que permitan hacer la compra de un modo más rápido e inteligente, con una mejor discriminación de los productos elegidos.

La salud va a marcar el futuro de la alimentación. Las personas están cada vez más concienciadas con la preservación de su salud, por eso demandan productos saludables y adaptados a sus propias necesidades personales. Los consumidores optarán por productos asociados a su propia identidad, ya sea personal o colectiva. Se trata de ofrecer alimentos que un individuo o grupo social pueda relacionar con sus deseos, valores o aspiraciones.

Fuente: Azti-Tecnalia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados