Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Determinada la trayectoria del meteorito Annama que cayó en Rusia

Un equipo internacional liderado por científicos del CSIC ha establecido la órbita de Annama, un meteorito procedente de un bólido que impactó el 19 de abril de 2014 sobre la península rusa de Kola. Los expertos relacionan este objeto con un asteroide potencialmente peligroso de 400 metros de diámetro.

El bólido, aproximándose a la Tierra / Asko Aikkila

En el trabajo publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, investigadores del CSIC y otros centros internacionales determinan la evolución orbital de Annama en el sistema solar para poder compararla con una docena de asteroides con los que, a priori, mostraba alguna afinidad. Para ello, reconstruyeron la trayectoria del bólido en su llegada a la Tierra y calcularon el lugar de la caída, gracias a lo que pudieron recuperar rocas del meteorito en la península rusa de Kola.

Restos del meteorito / Jakub Haloda

La caracterización de Anamma indica que se trata de una condrita ordinaria H5, un grupo de meteoritos que posee gran consistencia y que constituye el 31% de las caídas meteoríticas.

El análisis de la evolución de la órbita del meteorito muestra que podría ser similar a la de 2014 UR116, que por su tamaño –400 metros de diámetro– y su distancia mínima de intersección con la órbita de la Tierra ha sido clasificado como un asteroide potencialmente peligroso. En la actualidad se conocen 1.573 asteroides de este tipo y se investiga en qué medida pueden suponer un peligro.

Información escasa

“Los datos obtenidos arrojan nuevas pistas sobre el origen de las rocas de pocos metros de diámetro que producen caídas de meteoritos. Hasta ahora, solo conocemos las órbitas de otros 22 meteoritos y no siempre con la precisión deseada”, explica Manuel Moreno-Ibáñez, investigador del CSIC que ha participado en el estudio. La mayoría de estos meteoritos peligrosos proceden de un cinturón principal de asteroides que fueron desviados hacia la Tierra por las llamadas resonancias planetarias.

“Annama es además un meteorito fascinante porque permite conocer los procesos que se dieron durante la formación del sistema solar y también más detalles del procesado térmico que sufrió el asteroide del que procede”, concluye Josep Maria Trigo, científico del lnstituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) que ha liderado la investigación.

Referencia bibliográfica:

Trigo-Rodríguez, J. M. et al. “Orbit and dynamic origin of the recently recovered Annama’s H5 chondrite”. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. DOI: 10.1093/mnras/stv378

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
¿La formación de las primeras galaxias fue cómo un motor diésel o gripado?

Buscando análogos cercanos de las primeras galaxias formadas en el universo, investigadores del Centro de Astrobiología y otros centros internacionales han detectado un inicio irregular, con períodos violentos de formación de estrellas seguidos de otros donde las galaxias parecen dormidas. Los datos los han facilitado el telescopio espacial Hubble y el Gran Telescopio Canarias.

Los astrónomos ven por primera vez una enana blanca que “se enciende y se apaga”

El satélite TESS de la NASA ha observado disminuciones de tan solo 30 minutos en la luminosidad de una enana blanca mientras se ‘alimentaba’ de otra compañera, cuando lo habitual es que este fenómeno dure varios días o incluso meses. La detección se ha realizado en el sistema binario TW Pictoris, a unos 1.400 años luz de la Tierra.