Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ingeniería y tecnología del medio ambiente

Diseñan un método para medir de forma más precisa el carbono en la biomasa forestal

Un trabajo desarrollado por el Instituto Universitario de Investigación y Gestión Forestal Sostenible (IUGFS) de la Universidad de Valladolid, ubicado en el Campus de Palencia, ha diseñado un método de estimación de la cantidad de carbono fijada en la biomasa forestal que mejora cualquier otro utilizado hasta ahora a nivel mundial. El estudio, que aúna las investigaciones de la tesis doctoral de Celia Herrero Aza y del trabajo fin de máster de Javier Castaño, ambos del Programa en Investigación en Ingeniería para la Conservación y Uso Sostenible de Sistemas Forestales, ha sido publicado en la prestigiosa revista Annals of Forest Science.

Rebollo. Foto: DiCYT.

Además de conseguir medir la concentración de carbono en varias especies arbóreas, como tres de pino y dos de roble de Castilla y León, la investigación también obtiene un método que puede ser utilizado por cada país para medir a escala global la fijación del carbono en su masa forestal.

Las investigaciones concluyen que la concentración de carbono es distinta en cada especie y también en cada uno de los tejidos analizados como son la corteza y la propia madera, y en ésta se ha estudiado a su vez la albura y el duramen. Según ha detallado a DiCYT el responsable del trabajo, Felipe Bravo, “cuando se estima habitualmente el carbono hay una aproximación que se da por válida, ante la falta de datos mejores, y es que el 50 por ciento de la materia seca de la madera es carbono”.

El equipo de investigadores ha realizado una importante mejora “diferenciado entre la corteza, la albura y el duramen”, y además recogiendo muestras “a diferentes alturas”. Con todo ello, han concluido que “la altura influye en la concentración de carbono y también la especie, no todas son iguales, al igual que si se trata de corteza, albura o duramen”.

En concreto, las investigaciones concluyen que la concentración de carbono presenta una reducción respecto a las estimaciones habituales de que el 50 por ciento del peso de la madera es carbono. En el caso de las especies estudiadas, se ha observado una reducción del 3’2 por ciento en el pino negral; del 4’1 por ciento en pino silvestre, y del 3’6 por ciento en el pino laricio. Por otro lado, respecto a los otros árboles analizados, esta reducción es de un 4’3 por ciento en el rebollo, de un 4’1 por ciento en el roble.

Implicaciones

La importancia de este trabajo radica en su utilización para las estimaciones del comercio de créditos entre países, con objeto de cumplir los límites de contaminación fijados en el Protocolo de Kioto. Este trabajo permite extrapolar la medición a las especies y obtener una medición válida para que un país conozca la cantidad de carbono fijada en sus árboles y pueda aplicarla tanto en su contabilidad nacional como en el mercado de emisiones de CO2.

Tal y como señala el profesor Felipe Bravo, las implicaciones del trabajo desarrollado tienen dos vertientes. Por un lado, “al mejorar la estimación con el protocolo de Kioto y sus extensiones se garantiza que los países de la OCDE, los que están en el anejo 1 del protocolo, pueden compensar hasta un dos por ciento de sus emisiones con el denominado cambio en el uso de la tierra, que en España la mitad corresponde a los bosques. Así, se puede contabilizar lo que crecen los bosques y calcular cuánto carbono se puede compensar. En casos como el de España, que tiene que acudir a la compra de derechos de emisión para compensar lo que se ha contaminado de más, permite hacer una estimación más precisa de lo que se está comprando”, subraya.

Los investigadores llevan varios años trabajando en la cuantificación de CO2 en los bosques y en cómo realizar esta estimación a nivel nacional, para lo que han empelado datos como los recogidos en el Inventario Forestal Nacional.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La caída de la contaminación por el confinamiento se ve desde el espacio

En comparación con marzo del año pasado, las últimas observaciones del satélite europeo Sentinel-5P muestran un acusado descenso en las concentraciones de dióxido de nitrógeno en grandes ciudades europeas como Madrid, Barcelona, París y Milán. Las medidas de contención para frenar la pandemia de COVID-19 están produciendo este efecto temporal positivo.

Alt de la imagen
Así se han reducido los contaminantes por las medidas contra el COVID-19

El satélite europeo Sentinel-5P ha detectado una caída significativa en las concentraciones de dióxido de nitrógeno en el norte de Italia entre febrero y marzo. La disminución de este compuesto, emitido por los vehículos, coincide con las medidas adaptadas para evitar el avance de la enfermedad, que han provocado una reducción del tráfico y las actividades industriales.