Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Farmacología

Dos fármacos candidatos para inhibir una enzima clave del coronavirus

Un cribado computacional realizado por investigadores de la Universidad Rovira i Virgili entre más de 6.000 fármacos ha dado con siete que pueden inhibir la proteasa principal del coronavirus, esencial para su replicación. Dos antiinflamatorios de uso humano y veterinario, el celecoxib y el carprofen, ya se han probado in vitro como punto de partida para diseñar derivados más eficaces contra la COVID-19.

Desde el estallido de la pandemia de la COVID-19, los científicos se afanan en encontrar fármacos eficaces contra el virus. / URV

Desde el estallido de la pandemia de la COVID-19 y su rápida propagación, la comunidad científica trabaja en el desarrollo de un tratamiento eficaz contra el virus responsable de la enfermedad. Encontrar fármacos que puedan inhibir la infección causada por la SARS-CoV-2 es un paso esencial mientras se espera la vacuna que pueda frenar definitivamente la expansión del virus.

En este contexto, el grupo de investigación en Quimioinformática y Nutrición de la Universidad Rovira i Virgili (URV, en Tarragona) ha hecho un cribado computacional para predecir si hay ningún medicamento autorizado para tratar alguna otra patología que pueda inhibir la proteasa principal del virus (M-pro), un aspecto clave ya que esta enzima tiene un papel esencial en la replicación del virus.

El trabajo demuestra que un antiinflamatorio de uso humano y otro de uso veterinario, el celecoxib y el carprofen, inhiben la M-pro o proteasa principal del coronavirus, una enzima clave para su replicación

El trabajo demuestra que un antiinflamatorio de uso humano y otro de uso veterinario, el celecoxib y el carprofen o carprofeno, inhiben esta enzima clave en la multiplicación y transcripción del virus responsable de la COVID-19.

El objetivo del estudio ha sido usar las técnicas computacionales para predecir si 6.466 fármacos autorizados por varias agencias de medicamentos tanto para uso en personas como en animales podían ser utilizadas para inhibir la enzima M-pro.

Esta enzima es la proteasa responsable de cortar dos polipéptidos, un tipo de moléculas producidas por el propio virus, y generar toda una serie de proteínas que son esenciales para su reproducción. Algunos de los ensayos que coordina la OMS contra la pandemia del COVID-19 también tienen como objetivo inhibir la M-pro utilizando dos antirretrovirales como son el lopinavir y el ritonavir, que son fármacos diseñados inicialmente para tratar el VIH.

Como resultado del estudio realizado en la URV, se ha predicho que siete de los más de 6.000 fármacos analizados pueden inhibir la M-pro, por tanto, la replicación del virus.

Los investigadores han buscado fármacos capaces de inhibir la M-pro, la proteasa principal del coronavirus. / Gerard Pujadas, Santi Garcia-Vallvé et al.

Los resultados con estas siete moléculas se ha compartido con la iniciativa internacional Covid Moonshot que ha seleccionado dos de estas siete (carprofen y celecoxib) para comprobar in vitro su capacidad para inhibir la proteasa principal del virus, el M-pro.

Dentro de la iniciativa internacional Covid Moonshot se ha comprobado in vitro que estas moléculas son capaces de inhibir la actividad de la M-pro, pero se plantea buscar otras más potentes a partir de ellas

Los resultados obtenidos muestran como una concentración de 50 micromoles por litro  de celecoxib o de carprofen, ambas moléculas son capaces de inhibir la actividad in vitro de la M-pro (con una inhibición del 11.9% por el celecoxib y del 4.0% por carprofen). Aunque no se trata de inhibidores muy potentes, el estudio indica que ambos compuestos pueden ser utilizados como punto de partida para diseñar derivados aún más potentes.

Este estudio, que se publicará esta semana en el International Journal of Molecular Sciences (IJMS), es el primero sobre el reposicionamiento de fármacos como inhibidores de la M-pro del SARS-CoV-2 en que las predicciones computacionales son corroboradas experimentalmente.

Se espera que las cinco moléculas restantes sean seleccionadas próximamente por la iniciativa Covid Moonshot para comprobar también su bioactividad.

Referencia:

Aleix Gimeno, Júlia Mestres-Truyol, María José Ojeda-Montes, Guillem Macip, Bryan Saldivar-Espinoza, Adrià Cereto-Massagué,  Gerard Pujadas and Santiago Garcia-Vallvé. “Prediction of novel inhibitors of the main protease (M-pro) of SARS-CoV-2 through consensus docking and drug reposition” International Journal of the Molecular Sciences, 27 May 2020. https://doi.org/10.3390/ijms21113793

El estudio del Grupo de Investigación en Quimioinformática y Nutrición del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la URV ha sido liderado por los investigadores Gerard Pujadas y Santi Garcia-Vallvé , con la participación de los investigadores Aleix Gimeno, María José Ojeda-Montes y Adrià Cereto- Massagué, los estudiantes de doctorado Guillem Macip y Bryan Saldivar-Espinoza y la estudiante Júlia Mestres-Truyol (alumna del doble grado en Biotecnología y en Bioquímica y Biología Molecular de la URV).

Fuente:
URV
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La OMS suspende por segunda vez los ensayos con hidroxicloroquina para tratar la COVID-19

La Organización Mundial de la Salud ha anunciado que detiene los ensayos con hidroxicloroquina dentro de su programa Solidarity. La decisión se produce después de que los investigadores concluyeran que el fármaco no reduce la mortalidad de los pacientes con coronavirus.

Alt de la imagen
Anuncian que la dexametasona reduce la mortalidad en los enfermos más graves de COVID-19

Un esteroide barato y de uso común puede salvar la vida de personas gravemente enfermas por el SARS-CoV-2, según los resultados preliminares del ensayo clínico británico Recovery, aleatorio y controlado. La comunidad científica reclama ahora la publicación de los datos del ensayo para su revisión.