Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 10% de los residuos marinos procede de equipos de pesca perdidos o abandonados

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha publicado hoy un informe sobre los daños que causan sobre el medioambiente marino las 640.000 toneladas de equipos de pesca que vagan por los océanos. El aumento de la pesca en general y del uso de materiales sintéticos resistentes hace empeorar esta situación.

Una de las principales repercusiones del abandono o la pérdida de redes de pesca, entre otros materiales, es la pesca continuada. Las redes de mallas, las nasas o cestas, y las trampas para peces que quedan a la deriva en el mar se convierten en residuos peligrosos, y los animales marinos quedan a su merced. Así se desprende del estudio que la ONU ha presentado hoy como anticipo de los informes que se presentarán del 11 al 15 de mayo en Manado (Indonesia), dentro de la Conferencia Internacional sobre los Océanos.

En aguas españolas, en el Mar Cantábrico, el informe estima que, durante el periodo de 1998 a 2005, los 1.744 barcos que pescaban en esa zona pudieron perder o abandonar 6.292 redes de todo tipo al año. Las redes perdidas más numerosas fueron las de fondo, dedicadas a la pesca de rape que rastrea el lecho marino. En total se extraviaron 2.065 redes de este tipo.

A esta “pesca fantasma” se suman lasalteraciones del suelo submarino, así como las consecuencias negativas en el stock de peces y en los barcos. Estos residuos suponen un peligro para la navegación ya que pueden causar accidentes en el mar y dañar los barcos.

El aumento de las operaciones de pesca y del empleo de equipos de pesca resistentes fabricados con materiales sintéticos empeora esta situación. “La comunidad internacional debe tomar medidas eficaces para erradicar el problema de los residuos marinos”, ha apuntado Ichiro Nomura, director general adjunto de la FAO para la pesca y la acuicultura.

Medidas de protección del mar

La FAO y el PNUE proponen soluciones para evitar que los equipos de pesca se extravíen. Entre ellas, destacan las primas a los pescadores que informen de los equipos encontrados o que los traigan a puerto. Otra medida es el marcaje del material para comprender las razones de las pérdidas y prevenir futuros extravíos.

Las nuevas tecnologías permitirían además localizar los residuos. Los expertos han insistido en la importancia de fabricar equipos con materiales biodegradables que eviten la captura accidental de animales marinos.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Bananeros intensivos, la comida rápida que perjudica a los murciélagos

En Costa Rica, los árboles bananeros son una importante fuente de alimento para los murciélagos siricoteros de Pallas, protagonistas del #Cienciaalobestia. Un nuevo estudio muestra que los que se nutren en plantaciones intensivas tienen una menor diversidad en su microbiota intestinal que los que recurren al néctar de los bananos que crecen en los bosques o que han sido cultivados ecológicamente. 

Un buque del IEO viaja a La Palma para estudiar el impacto de la llegada de la lava al mar
EFE

A bordo del barco oceanográfico, cuya llegada a la isla está prevista para este sábado, viajan algunos de los mayores especialistas en geología marina de España. Entre otras labores, los investigadores harán un estudio de la profundidad marina con alta resolución. También llevarán a cabo análisis fisicoquímicos y biológicos del agua, en caso de que la colada de lava llegue finalmente al mar.