Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 20,8% de las mujeres inmigrantes no sabe cómo resolver su situación de maltrato

Un estudio realizado por la Universidad de Alicante muestra que el 38% de las mujeres inmigrantes sin ingresos propios que residen en España tienen más riesgo de sufrir violencia de género en comparación con las mujeres de nacionalidad española (23,4%). Según los expertos, tener estudios secundarios o universitarios e ingresos altos son dos factores protectores para este tipo de violencia.

Foto: Lenore Dirges.

Una investigación dirigida por Carmen Vives Cases, profesora de la Universidad de Alicante revela que el 20,8% de las mujeres extranjeras que residen en España no saben resolver su situación de maltrato frente a un 9% de españolas. Ésta es una de las principales conclusiones que se extraen de su estudio: ¿Qué diferencia a las mujeres maltratadas extranjeras de las españolas? Factores de riesgo y toma de decisiones.

Entre las conclusiones más destacadas habría que señalar que el estudio ha dictaminado que el 38% de las mujeres inmigrantes sin ingresos propios tienen mayor riesgo de padecer violencia de género que las españolas (23,4%). Además, se detectó que disponer de estudios secundarios o universitarios y de cierta independencia económica respecto a sus parejas ayuda a saber actuar frente a este fenómeno social.

El trabajo determina que el conocimiento sobre los determinantes de la violencia de género en las mujeres inmigrantes puede contribuir a incrementar la efectividad de las respuestas existentes aunque el estudio demuestra que las campañas de información no llegan a determinados grupos.

En cuanto a la manera de afrontar el problema, los resultados indican que el 10,4% de mujeres inmigrantes declara haber intentado solucionar el problema con su pareja; el 23,6% ha pedido consejo o apoyo a familiares y amigos; el 15% ha acudido a profesionales cualificados y el 19,4% ha denunciado los hechos ante los cuerpos de Seguridad del Estado.

El estudio se ha realizado de forma coordinada por 6 grupos de investigación que entrevistaron a 16.419 mujeres que acudieron entre 2006 y 2008 a consultas de atención primaria de todo el territorio español. Los resultados finales del estudio se basan en 10.322 cuestionarios validados en función del país de origen, estado civil, ingresos propios, nivel de ingresos familiares, nivel de estudios, edad y presencia de hijos.

El estudio, que ha contado con el apoyo del Centro de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y del Observatorio de Políticas Públicas y Salud (OPPS), será presentado en el transcurso del XII Congreso de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria SESPAS 2009, que tendrá lugar en Sevilla del 3 al 6 de marzo.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
José César Perales, catedrático de Psicología en la Universidad de Granada
“Hay más locales de juego en barrios de clase trabajadora. La discusión es por qué”
Verónica Fuentes

A partir de ahora, la publicidad de juego y apuestas solo estará permitida de 1 a 5 de la madrugada. La nueva versión del borrador del Real Decreto, remitida a la Comisión Europea, busca ser más agresiva frente a los riesgos de adicción. Este doctor en Psicología y experto en comportamientos adictivos explica las principales características de este trastorno y cómo puede influir la nueva regulación.

Alt de la imagen
El impacto de una segunda ola puede ser devastador para la salud mental del personal sanitario

Fueron llamados ‘héroes sin capa’ durante los peores momentos de la pandemia de COVID-19. A las patologías físicas de aquellos contagiados por el virus, se une una salud mental deteriorada. Una revisión de artículos, publicada en el Journal of Affective Disorders, analiza su efecto y qué pasaría ante una segunda oleada de la enfermedad.