Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 28% de los jóvenes españoles teme perder su empleo

La Fundación Bancaja y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) han publicado hoy la sexta edición del Observatorio de Inserción Laboral de los Jóvenes. El informe muestra un empeoramiento de la percepción sobre el mercado laboral, así como un aumento de la inseguridad en el trabajo.

El 55% de los jóvenes acceden a un puesto de trabajo a través de entrevistas concertadas por familiares o amigos. Imagen: SINC.

El Observatorio de Inserción Laboral de los Jóvenes Bancaja-Ivie analiza de forma simultánea la vertiente laboral y psicosocial del proceso de inserción de los jóvenes en el mercado laboral. Hoy se ha presentado en Valencia su sexta ‘oleada’, que por primera tiene carácter estatal. Se ha encuestado a un total de 2.000 personas de toda la geografía española, con edades comprendidas entre los 16 y los 30 años –ambos incluidos–, que se han incorporado al mercado laboral en los últimos cinco años.

La mayoría de los encuestados (61,4%) prefieren trabajar en la misma localidad en la que viven

Según sus resultados, la experiencia es el factor que más influye en la obtención de un empleo, y las entrevistas concertadas a través de familiares o amigos, la vía más eficaz para lograrlo. El 55% de los jóvenes acceden a un puesto de trabajo de este modo. Cabe destacar además el hecho de que pese a la baja eficiencia de los servicios públicos de empleo, el 37,9% de los jóvenes recurre a ellos.

Asimismo, la valoración que hacen los jóvenes de su comportamiento profesional es positiva, aunque se constata un descenso en el apego afectivo y emocional hacia el trabajo. Un 21,4% de los jóvenes tiene una percepción positiva del mercado laboral y el 28,4% siente el riesgo de perder su puesto de trabajo.

Por otro lado, debido a la crisis y a la inseguridad laboral, los encuestados conceden una alta importancia al trabajo. Si se les propone cobrar el subsidio de desempleo durante seis meses o tener un trabajo de la misma duración y con un salario idéntico, el 53,7% elegiría trabajar y tan solo el 14,8% de los jóvenes preferiría la ayuda al desempleo. Para el resto, la decisión dependería del trabajo que le ofrecieran.

Respecto a la flexibilidad laboral, aunque la mayoría de los participantes prefieren trabajar en la misma localidad en la que viven (61,4%), uno de cada tres se muestra indiferente y por tanto, más abierto a la movilidad geográfica.

Del total de individuos encuestados, el 84% era laboralmente activo en el momento de la investigación. El 54,8% de los jóvenes activos estaba ocupado, frente al 45,2% de desempleados.

El informa lo ha presentado esta mañana el investigador del Ivie y la Universidad de Valencia José María Peiró. Junto a los datos se ha publicado el documento Crisis económica e inserción laboral de los jóvenes: Resultados del Observatorio de Inserción Laboral de los Jóvenes 2011.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La ciencia constata que la felicidad no tiene precio

El crecimiento económico suele considerarse una forma segura de aumentar el bienestar de las personas en los países menos desarrollados. Sin embargo, un estudio dirigido por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad McGill de Canadá sugiere que existen buenas razones para cuestionar esta suposición.

La pandemia amenaza a millones de hogares de países en desarrollo con caer en la pobreza

Una encuesta en 30.000 hogares de nueve países de África, Asia y América Latina pone de manifiesto la caída de ingresos y las dificultades para acceder a los alimentos que la crisis derivada de la covid-19 ha generado en las zonas más empobrecidas.