Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 90% de los excrementos del zoo Terra Natura puede eliminarse con moscas

Un grupo de investigadores de la Universidad de Alicante ha presentado los resultados de un proyecto piloto que utiliza larvas de mosca soldado negra para reducir de manera sostenible los excrementos de animales de un zoológico.

Mosca soldado negra. Imagen: Muhammad Mahdi Karim

Las larvas de la mosca soldado negra, Hermetia illucens, tienen la capacidad natural de alimentarse de residuos orgánicos, incluido el estiércol. Por eso, desde hace dos años, científicos de la Universidad de Alicante (UA) están probándolas para procesar las heces de animales de parques zoológicos.

Los investigadores, coordinados por el profesor Santos Rojo, acaban de presentar los resultados de un estudio desarrollado en una planta piloto deTerra Natura (Benidorm) donde las larvas de esta mosca han procesado y eliminado cerca del 90% de los excrementos producidos por los animales del parque. El restante 10% de la materia orgánica es convertido en compost ecológico.

Para ello, el grupo de investigación Bionomía, Sistemática e Investigación Aplicada en Insectos de la UA, junto a la empresa Flysoil S.L., ha logrado producir a escala industrial moscas de esta especie de origen tropical, naturalizada en la región mediterránea desde los años '60 del siglo pasado.

Devoradoras de heces

La planta de Benidorm se divide en dos partes: la biofábrica, donde se reproducen las moscas y se consiguen las larvas, y el biodigestor, donde las larvas se alimentan de la materia orgánica. En el momento en que las larvas alcanzan determinado tamaño, son separadas de los residuos y su biomasa procesada para obtener otros productos económicamente valiosos y reutilizables.

De esta manera, además del fertilizante ecológico, la biomasa larvaria puede utilizarse como materia prima de otros valiosos subproductos, como el biodiésel, biocomponentes con interés farmacéutico, e incluso para la alimentación animal (por ejemplo, en acuicultura).

Actualmente, los 20 millones de larvas de mosca de la planta son capaces de ingerir una tonelada de residuos al día, con lo que se demuestra que esta tecnología es mucho más efectiva y rápida que otras técnicas convencionales de compostaje tradicional o vermicompostaje, que elimina el residuo mediante lombrices de tierra.

"Parte importante de la base tecnológica de este trabajo procede del proyecto LIFE-Medioambiente Ecodiptera, coordinado científicamente por la Universidad de Alicante y centrado en la biodegradación de purines porcinos. Sin embargo, el grupo de investigación de la UA ha desarrollado protocolos de cría y selección de diferentes especies que permiten la aplicación a una gran diversidad de residuos y subproductos orgánicos de diversos orígenes (agroalimentarios, cárnicos, residuos de hostelería etc.)", explica el profesor Rojo.

Fuente: RUVID
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo método para producir hidrógeno con agua y microondas
SINC

Investigadores de los institutos valencianos ITQ e ITACA han desarrollado una tecnología que permite generar hidrógeno a partir de agua, energía eléctrica y materiales iónicos activados con microondas. El avance se podría aplicar en el almacenamiento de energías renovables, además de en diversos campos de la industria y el transporte.

Una plataforma estudiará los factores ambientales asociados a la pandemia

Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada, ha desarrollado la primera plataforma del mundo que integra información de la COVID-19 con la de factores ambientales y meteorológicos. Esta herramienta ayudará a entender el efecto que las variables ambientales, como la temperatura, la humedad o los niveles de contaminantes, pueden tener en la pandemia.