Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El Congreso aprueba la nueva ley de la Ciencia

La normativa que se validará hoy trae consigo nuevas medidas para mejorar la carrera investigadora, retener y atraer talento y agilizar la transferencia del conocimiento científico.

La ley pretende que el conocimiento científico oriente las medidas que se deben implementar para afrontar algunos de los grandes desafíos. / EFE | Mariscal

El pleno del Congreso aprobará este jueves la nueva Ley de la Ciencia y la Tecnología, que incluye nuevas medidas que pretenden optimizar la carrera investigadora, retener y atraer talento y agilizar la transferencia del conocimiento científico para que redunde en beneficio de la sociedad.

La ley pretende que el conocimiento científico oriente las medidas que se deben implementar para afrontar algunos de los grandes desafíos, como el cambio climático, la digitalización o el reto demográfico

Durante los cuatro meses de tramitación en el Congreso, el proyecto ha incorporado algunos cambios en el texto que remitió el Gobierno; como los referidos a las labores de investigación en el ámbito hospitalario, que ponen el acento en la importante labor que se realiza en estos centros en los que, además de numerosos ensayos clínicos, se investigan muchos aspectos de la fisiología y la enfermedad.

Objetivos de la nueva ley

La ley pretende que el conocimiento científico oriente las medidas que se deben implementar para afrontar algunos de los grandes desafíos, como el cambio climático, la transición ecológica y energética, la digitalización o el reto demográfico.

Las modificaciones que planteó el Gobierno ponen el acento en las carencias relativas a la carrera y el desarrollo profesional del personal investigador, en la necesidad de mejorar la transferencia de conocimiento y los resultados de la actividad investigadora, en reducir la carga burocrática de la investigación y en reforzar la colaboración entre el sector público y el privado.

Para lograr esos objetivos, la ley incluye una nueva modalidad de contrato indefinido para personal de investigación, técnico y de gestión, y el compromiso de una financiación pública creciente de la I+D+i hasta converger con Europa, para lo que se fija como objetivo una inversión pública del 1,25 % del PIB en el año 2030 (ahora está en el 0,58 %).

La reticencia de algunos colectivos

A pesar del amplio consenso político, varias sociedades científicas (la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios, la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción, la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer o la Fundación ECO para la Excelencia) han reclamado una revisión integral del texto o su retirada.

A pesar del amplio consenso político, varias sociedades científicas han reclamado una revisión integral del texto o su retirada

La Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras ha criticado que la mayoría de las enmiendas que se habían presentado para mejorar las condiciones laborales del personal investigador se hayan rechazado, y ha convocado una concentración hoy frente al Congreso coincidiendo con la votación del proyecto en el pleno.

Fuente:
EFE
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados