Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El ‘Hubble’ descubre una cuarta luna en Plutón

Hasta ahora se conocían tres lunas de Plutón -Caronte, Nix e Hidra-, pero gracias a las imágenes del telescopio espacial Hubble se acaba de descubrir una cuarta, bautizada de forma provisional como P4. El anuncio lo ha realizado esta semana la NASA.

P4 entra a formar parte de las lunas de Plutón. Imagen: NASA.

Los astrónomos han descubierto una cuarta luna orbitando alrededor del helado planeta enano Plutón. El pequeño satélite, designado de momento como P4, fue descubierto durante una investigación con el telescopio espacial Hubble (NASA-ESA) para buscar anillos en torno al diminuto planeta.

La nueva luna es la más pequeña descubierta en Plutón. Su diámetro se estima de 13 a 34 km. En comparación, Caronte, la luna más grande del planeta enano, alcanza los 1.200 km, y las otras dos lunas, Nix e Hidra, están en el rango de 32 a 113 km.

"Me parece extraordinario que las cámaras del Hubble nos permitieran ver tan claramente un objeto tan pequeño desde una distancia de más de 5 mil millones de kilómetros", dice Mark Showalter del Instituto SETI en Mountain View (California, EE UU), que ha dirigido este programa de observación del telescopio.

El hallazgo es el resultado de los trabajos en curso para apoyar la misión Nuevos Horizontes (New Horizons) de la NASA, programada para viajar a través del sistema de Plutón en 2015. La misión está diseñada para proporcionar mapas y nuevos conocimientos sobre los mundos del borde de nuestro sistema solar.

"Este es un descubrimiento fantástico", dice Alan Sternm , investigador principal de Nuevos Horizontes en Southwest Research Institute de Boulder (Colorado, EE UU) "Ahora que sabemos que hay otra luna en el sistema de Plutón, podemos planear observaciones de cerca durante el sobrevuelo ".

El nuevo satélite se encuentra entre las órbitas de Nix e Hidra, que Hubble también descubrió en 2005. Caronte se descubrió en 1978 en el Observatorio Naval de los EE UU y fue el primero en identificarse en 1990 con el Hubble como un cuerpo separado de Plutón.

El sistema del planeta enano y sus lunas se cree que se formó por una colisión entre Plutón y otro cuerpo planetario en los comienzos del sistema solar. El choque arrojó material que originó la familia de satélites que se observan a su alrededor.

Los científicos piensan que el material despegado de las lunas de Plutón por impactos de micrometeoritos podrían formar anillos alrededor del planeta enano, pero las fotografías del Hubble no los ha detectado hasta el momento.

P4 se vio por primera vez en una foto tomada con la cámara Wide Field 3 del Hubble el 28 de junio, y se confirmó en las siguientes imágenes tomadas el 3 y el 18 de julio. Existe la posibilidad de que se viera como una mancha muy tenue en el año 2006, pero se pasó por alto porque las fotografías eran muy oscuras.

Fuente: NAS
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una roca procedente de un asteroide genera una gran bola de fuego sobre Madrid
SINC

En la madrugada de este jueves ha cruzado a 126.000 km/h un bólido sobre los cielos de la Comunidad de Madrid, aunque el fenómeno ha sido visible desde otros puntos de España. La roca se volvió incandescente por el rozamiento con el aire a unos 84 km de altura y finalmente se extinguió a 21 km encima del distrito de Puente de Vallecas.

El estudio es portada de la revista ‘Nature’
Así nace un rayo azul y asciende por la estratosfera

Astrofísicos de la Universidad de Valencia y otros centros europeos han detectado, por primera vez en la historia, un jet o chorro azul desde el primer microsegundo de su génesis hasta su propagación por encima de las nubes. El descubrimiento, realizado desde la Estación Espacial Internacional, puede ayudar a los estudios sobre el circuito eléctrico global de la atmósfera y el calentamiento de sus capas altas.