Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El Museo Nacional de Ciencias Naturales recibirá la ballena varada de Marbella

El Museo, centro perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, expondrá el esqueleto del cetáceo, y los tejidos pasarán a formar parte de las colecciones del centro.

Fachada de Zoología del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

El Museo Nacional de Ciencias Naturales recibirá en Madrid la osamenta y algunas muestras de los tejidos de la ballena que ayer, martes, falleció varada en la playa de La Petunia, en Marbella (Málaga). El esqueleto será expuesto en el Museo cuando finalicen las tareas de preparación de los restos, que suelen prolongarse un año. La donación ha sido realizada por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.
La conservadora de la colección de aves y mamíferos del Museo, la investigadora del CSIC Josefina Barreiro, valora la cesión: “Los esqueletos de ballena que se tenían hasta ahora en el Museo tienen más de 100 años, por lo que esta donación constituye una oportunidad única para este centro”.
Los tejidos pasarán a formar parte de la colección de tejidos y ADN del Museo, que cuenta en la actualidad con muestras de 40.000 especímenes, tanto vertebrados como invertebrados. La directora de esta colección, la investigadora del CSIC Isabel Rey explica: “Este material será accesible para cualquier científico del mundo, tanto ahora como en el futuro. Esta reserva de biodiversidad servirá para realizar investigaciones zoológicas y médicas”.
El ejemplar de ballena, que no pudo devolverse al mar a pesar del trabajo de un grupo de expertos, es una hembra de rorcual común de 19 metros de longitud y unas 40 toneladas de peso, que tiene su hábitat natural en el Mar de Alborán.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.