Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El aumento de muertes por enfermedades respiratorias se relaciona con el ruido del tráfico

Un nuevo estudio liderado por investigadores españoles revela que los incrementos de la hormona cortisol provocados por el estrés que causa el ruido podrían estar detrás del aumento de la mortalidad por enfermedades respiratorias.

El impacto sobre la mortalidad del ruido es similar al atribuible a la contaminación por partículas, también relacionadas con el tráfico en las grandes ciudades. / SINC

Expertos del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del CSIC y de la Comunidad Madrid han relacionado por vez primera el aumento de mortalidad por enfermedades respiratorias con el ruido ambiente de la ciudad de Madrid.

Las conclusiones de este estudio son extrapolables a cualquier núcleo urbano que registre niveles de ruido similares a los existentes en Madrid

El trabajo, que acaba de ser publicado en la revista de la Sociedad Europea Respiratoria (European Respiratory Society), analiza los datos de mortalidad diaria por causas respiratorias registrados durante tres años (de 2003 a 2005) en la capital española.

Los autores estiman que sus conclusiones son extrapolables a cualquier núcleo urbano que registre niveles de ruido similares a los existentes en Madrid.

A pesar de que son numerosas las investigaciones que han asociado dicho ruido a otro tipo de patologías ligadas a la audición, los trastornos del sueño e, incluso, a enfermedades dermatológicas o cardiovasculares, dicha relación aún no había sido explorada.

El efecto del ruido sobre la mortalidad es del 6,2 % por cada decibelio de incremento de los niveles de ruido. El grupo de población más vulnerable es el de mayores de 65 años

Los investigadores afirman que la causa del incremento podría estar ligada al aumento de los niveles de cortisol en sangre. El cortisol es una hormona que se libera en situaciones de estrés y la relación del estrés y el ruido está demostrada.

Julio Díaz y Cristina Linares, ambos científicos del ISCIII y coautores de la publicación, consideran que la relevancia del estudio radica, precisamente, en haber conseguido relacionar por primera vez la mortalidad por causas respiratorias y el ruido, independientemente del efecto de la contaminación atmosférica química.

Población vulnerable

Los datos reflejan que el efecto del ruido sobre la mortalidad es del 6,2 % por cada decibelio de incremento de los niveles de ruido.

El grupo de población más vulnerable es el de mayores de 65 años y el impacto sobre la mortalidad es similar al atribuible a la contaminación por partículas, también relacionadas con el tráfico en las grandes ciudades.

Por ello, los autores sugieren que habría que articular medidas destinadas a la disminución de este contaminante físico.

Fuente: ISCIII
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.