Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El canto del ruiseñor permite saber si es buen padre

Los ruiseñores comunes que cantan de forma más estructurada y empleando una mayor variedad de trinos, silbidos y zumbidos se implican más en el cuidado de las crías, según una investigación efectuada por científicos alemanes. Se trata del primer estudio que analiza en aves las características del canto como indicador de las habilidades paternas, uno de los principales factores para la elección de pareja por parte de las hembras.

Ejemplar de ruiseñor común / Wikipedia

Un artículo publicado en la revista BMC Evolutionary Biology revela que los ruiseñores comunes (Luscina megarhynchos) que cantan de manera más ordenada y empleando una mayor variedad de elementos son los que proporcionan más alimento a sus crías.

“Hasta ahora se pensaba que el número de canciones en el repertorio era el único criterio relevante, pero nuestra investigación demuestra que en los ruiseñores, es una mezcla de distintas características lo que permite identificar sus habilidades paternales”, destaca Conny Bartsch, investigadora de la Universidad Freie de Berlín (Alemania) que ha liderado el estudio.

Los científicos analizaron en 20 ejemplares el canto y la frecuencia con la que alimentaban a los hijos

Para llegar a estas conclusiones, los expertos analizaron los cantos nocturnos de 20 ruiseñores macho al principio de la época de crianza. Para determinar los cuidados que proporcionaban a las crías –lo que midieron según las veces que las alimentaban– utilizaron dispositivos rastreadores y la grabación en vídeo de los nidos de las parejas.

Aunque de media los machos contribuían igual que las hembras a la alimentación de la nidada, los científicos identificaron varias características del canto que estaban asociadas a una mayor implicación.

Uno de estos rasgos era tener una estructura de canto ordenada, repitiendo idénticamente la misma secuencia de gorjeos. Normalmente, este tipo de disciplina suele estar asociada con la edad del ruiseñor, por lo que podría servir como indicador de la experiencia en la cría.

La otra cualidad que poseían los padres que más alimentaban a sus hijos era la complejidad de su repertorio musical, pues incluía más zumbidos, silbidos y trinos diferentes.

video_iframe

Selección de pareja

“El orden de las secuencias del canto y el uso de estructuras acústicas difíciles de producir no habían sido analizadas en ninguna otra especie”, señala Bartsch. Según indica el estudio, estas características podrían haber evolucionado para señalar el potencial de cada ruiseñor para ejercer su labor como padre.

En el 80% de las especies de aves, el macho desempeña un papel esencial en el cuidado de las crías a través de la alimentación de la madre durante la incubación, la atención a los hijos y la defensa del nido ante posibles amenazas.

A través del análisis de elementos como el color de las plumas, el ritual de cortejo o las características del canto, las hembras serían capaces de reunir de forma rápida información sobre sus posibles compañeros, determinando así la elección de pareja.

Referencia bibliográfica:

Bartsch, C. et al. “Multiple song features are related to paternal effort in common nightingales”. BMC Evolutionary Biology 2015. Doi: 10.1186/s12862-015-0390-5

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un minúsculo pariente de los dinosaurios

Entre los animales más grandes que han pisado o volado sobre la faz de la Tierra figuran los dinosaurios y los pterosaurios, pero sus ancestros pudieron tener un tamaño muchísimo menor. Así lo sugiere el fósil de un pariente descubierto en Madagascar de tan solo 10 cm de altura: Kongonaphon kely, un 'pequeño asesino de insectos' que puede ayudar a explicar algunas de las características de sus gigantescos primos.

Alt de la imagen
El Homo erectus no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto

Un trabajo del CSIC y el Centro Nacional de Investigación de La Evolución Humana ha reconstruido en 3D el tórax del niño de Turkana, el esqueleto de H. erectus más completo, datado en 1,5 millones de años. Este estudio revela que la forma estilizada del humano moderno, con tórax y pelvis estrecho, apareció más recientemente de lo que se pensaba.