Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cerebro de las personas con TOC es muy sensible al entorno social

El contexto social modula los mecanismos neuronales responsables del trastorno obsesivo-compulsivo. Los resultados de un reciente estudio abren la puerta a nuevas investigaciones sobre las opciones terapéuticas basadas en la simulación de determinados escenarios sociales.

Lavarse las manos con frecuencia es un síntoma habitual en los pacientes de TOC - Lars Klintwall Malmqvist

¿Puede el entorno influir en el rendimiento de las personas con trastorno obsesivo-compulsivo? Un estudio liderado por la Universidad Pompeu Fabra (UPF) revela que el contexto social de los pacientes de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) modula los mecanismos neuronales que subyacen a la enfermedad, y en situaciones de superioridad social, ciertas alteraciones neurológicas del trastorno se suavizan.

“El control de los errores propios y los procesos de control cognitivo y motor se encuentran alterados en las personas que sufren TOC”, afirma Núria Sebastián, coordinadora del estudio y directora del grupo de investigación en Adquisición y Percepción del Habla (SAP) de la UPF. “Además, los pacientes de TOC presentan dificultades para interactuar con otras personas y generalmente muestran indicios de ansiedad relacionados con las evaluaciones sociales”.

Cuando adoptan un rol de dominancia, las personas que padecen TOC muestran una actividad cerebral equivalente a la de las personas sanas

Estas alteraciones son responsables de los síntomas característicos del TOC: los pensamientos obsesivos, la preocupación por los errores, las altas expectativas de las evaluaciones de otras personas y los comportamientos repetitivos.

Generalmente, los pacientes de TOC presentan una actividad cerebral diferente a la de las personas sanas. Mediante técnicas de electroencefalografía, el equipo científico ha monitorizado la actividad cerebral de personas con y sin TOC en distintos contextos sociales, siempre regidos por una jerarquía. Los resultados muestran que, cuando adoptan un rol de dominancia, las personas que padecen TOC muestran una actividad cerebral equivalente a la de las personas sanas.

“Los escenarios sociales afectan a diversos procesos mentales y pueden mejorar o empeorar nuestro rendimiento a la hora de desarrollar distintas tareas”, comenta Hernando Santamaría, autor principal del trabajo. “Los resultados que hemos obtenido demuestran que los pacientes de TOC son particularmente sensibles al contexto social, tal vez debido a una mayor carga emocional relacionada con el escenario jerárquico”.

El estudio, que ha sido publicado en la revista Social Neuroscience, contribuye de forma significativa a la comprensión de la relación entre el entorno social y los procesos cognitivos propios del TOC, y abren la puerta a investigaciones sobre nuevas opciones terapéuticas basadas en la simulación de este tipo de escenarios sociales.

Referencia:

Hernando Santamaría-García, Carles Soriano-Mas, Miguel Burgaleta, Alba Ayneto, Pino Alonso, José M. Menchón, Narcis Cardoner & Nuria Sebastián-Gallés (2017): Social context modulates cognitive markers in Obsessive-Compulsive Disorder, Social Neuroscience, DOI: 10.1080/17470919.2017.1358211

Fuente: UPF
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Este nuevo modelo predice la mortalidad en pacientes con neumonía por coronavirus

Junto al Instituto de Salud Carlos III y las universidades Complutense y Rey Juan Carlos, expertos del Hospital Universitario Infanta Leonor han creado un sistema que revela el riesgo de muerte en los pacientes con neumonía por covid-19 durante su ingreso. Además, facilita las decisiones clínicas y es extrapolable a otros centros.

Alt de la imagen
Cada 16 segundos ocurre una muerte perinatal en el mundo, según Naciones Unidas

Casi 2 millones de bebés nacen muertos cada año, es decir, 1 cada 16 segundos, según las primeras estimaciones conjuntas de UNICEF, la OMS y la ONU. Además, las interrupciones de los servicios de salud relacionadas con la covid-19 podrían empeorar la situación, añadiendo potencialmente cerca de 200.000 fallecimientos más en un período de 12 meses.