Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El clima como indicador para cultivar mejor diferentes variedades de vid

El clima es uno de los factores que más influyen en las producciones vitícolas. De hecho, las temperaturas repercuten de forma directa en la calidad de las cosechas. Bajo esta premisa, un equipo multidisciplinar de investigadores de la Universidad de Extremadura ha estudiado la variabilidad climática de la región. El análisis, publicado en International Journal of Biometeorology, se ha realizado desde el punto de vista del cultivo de la vid.

Viñedos en Pajares de los Oteros (León). / Javier Díaz Barrera

El equipo de investigadores de las Escuelas de Ingenierías Agrarias e Industriales de la Universidad de Extremadura ha clasificado la comunidad autónoma en hasta siete zonas de cultivo diferente.

“No todo el clima de Extremadura es igual. Aunque en general la región tiene unas temperaturas muy cálidas, existen zonas más frías. Saber esto es importante porque puede ser el principal motivo por el cual dos producciones, procedentes de climas diferentes, aplicándoles las mismas tecnologías pueden ser muy dispares”, dice Luis Paniagua, autor principal del estudio publicado en International Journal of Biometeorology.

Con esta representación gráfica se pone en manos de los agentes una valiosa herramienta de información previa que determinará el resultado final de los caldos

Paniagua detalla además que, con esta representación gráfica, se pone en manos de los agentes implicados en el sector vitivinícola una valiosa herramienta de información previa que determinará el resultado final de los caldos.

"Ahora que sabemos el comportamiento térmico de cada zona, podemos decidir la variedad más idónea a producir en un determinado lugar. Es más, si queremos cultivar una variedad podemos saber en qué zona producirá de una manera más idónea", subraya el experto.

Más de 35 años de temperaturas

Este estudio ha consistido en catalogar geográficamente la región, con 77.800 hectáreas de viñedo y seis comarcas vitivinícolas, en base a las temperaturas registradas durante los últimos treinta años. Concretamente, los científicos han contrastado los datos almacenados en un total de 117 estaciones meteorológicas desde el año 1980 hasta la actualidad.

Los resultados obtenidos suponen un trabajo pionero en la región. En este sentido, como lo han manifestado los autores, junto con el clima hay otra serie de factores que determinan la calidad y tipología de los vinos, como los suelos, las variedades, las técnicas de cultivo y las enológicas.

Enlace vídeo noticia

http://youtu.be/hzwBXRyXecg

Referencia bibliográfica:

Moral, F.J. , Rebollo, F.J. , Paniagua, L.L. , García, A. "Climatic spatial variability in Extremadura (Spain) based on viticultural bioclimatic indices". International Journal of Biometeorology. Volume 58, Issue 10, 14 de noviembre de 2014, Pages 2139-2152. DOI: 10.1007/s00484-014-0814-8

Fuente: Universidad de Extremadura
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Alt de la imagen
Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.