Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Económicas

El estado de alarma ha reducido casi un 80 % los contagios potenciales por coronavirus

La declaración del estado de alarma del pasado 14 de marzo ha logrado disminuir en un 79,5 % el número de posibles casos de COVID-19 en España, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oviedo. Si no se hubiera tomado esta medida, las infecciones confirmadas hubieran pasado de 126 a 617 mil con fecha 4 de abril.

Evolución temporal de los casos confirmados de coronavirus en España del 1 de marzo al 4 de abril de 2020. / L. Orea e I. C. Álvarez/EDP

Según un estudio liderado desde la Universidad de Oviedo y publicado en la revista Economic Discussion Papers, el número de contagios potenciales por coronavirus en España se reducido en un 79,5 % por la declaración del estado de alarma del 14 de marzo.

Con la declaración del estado de alarma se han evitado alrededor de 491.000 infecciones a fecha 4 de abril

Esto ha beneficiado especialmente a las provincias que están más cerca de los principales epicentros de la COVID-19, ya que la declaración ha roto el círculo vicioso de contagios entre provincias.

El estudio, elaborado por Luis Orea, investigador del departamento de Economía y del grupo OEG de la Universidad de Oviedo, e Inmaculada C. Álvarez, también investigadora de este grupo y de la Universidad Autónoma de Madrid, señala que el número de casos confirmados hubiera aumentado, en ausencia de estado de alarma, de 126 a 617 mil casos a fecha de 4 de abril de 2020. Con dicha medida, por tanto, se han evitado alrededor de 491 mil infecciones confirmadas.

Mejor momento para decretar la alarma

Los resultados también ponen de manifiesto que se hubiera podido ahorrar un número aún mayor de contagios y, por consiguiente, de fallecimientos, si las medidas de control asociadas a la declaración de alarma se hubiesen puesto en marcha con solo una semana de antelación.

Si el estado de alarma se hubiera adelantado una semana, el número de casos confirmados a 4 de abril se habría reducido a la mitad, según este estudio

El número de casos confirmados hubiera pasado a 47 mil, lo que supone menos de la mitad de los contabilizados a fecha 4 de abril. Según los autores, esta disminución probablemente habría evitado el colapso de muchos hospitales.

En líneas generales, los datos indican que una mayor población, junto con un elevado número de personas de mediana edad y con estudios superiores contribuyen a adelantar la aparición de contagios.

Asimismo, los investigadores concluyen que el inicio e intensidad de las epidemias provinciales depende de la movilidad internacional, lo cual sugiere que las medidas de control de viajeros procedentes de zonas previamente afectadas, como es el caso de Italia, deberían haberse puesto en marcha mucho antes, en línea con las decisiones adoptadas en otros países.

Fuente:
Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Beatriz González López-Valcárcel, asesora del ministerio de Ciencia e Innovación para la COVID-19
“Tenemos que aplanar también la curva de las consecuencias económicas de la pandemia”
Mónica G. Salomone

Para esta economista, el “principal reto” al que nos enfrentamos es mantener el equilibrio entre economía y salud. Perderlo supondrá o bien caer en un abismo económico, o bien colapsar las UCI. Avanzar por el filo de ese cuchillo requerirá un “ajuste muy fino” de medidas que eviten desde la masificación en el metro hasta el avance de la desigualdad.

Alt de la imagen
Matemáticas para desbloquear las negociaciones sobre cambio climático
SINC

Investigadores de la Universitat Rovira i Virgili proponen un modelo para repartir más equitativamente la cuota de emisiones de COentre países. Se trata de un método de distribución medioambiental que pretende evitar que las regiones más influyentes condicionen las negociaciones sobre cambio climático.