Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El artículo se publica hoy en ‘Nature’

El estímulo de un factor de crecimiento previene el olvido

La administración del factor de crecimiento tipo insulina IGF-II mejora la retención de la memoria y previene el olvido en ratas. La investigación, que se publica hoy en la revista Nature, revela que este hallazgo podría representar una nueva vía para tratar enfermedades como el Alzheimer o la demencia.

Conocer los mecanismos que estimulan la retención de la memoria y previenen el olvido nos ayudará a identificarlos en enfermedades como el Alzheimer.

“Conocer los mecanismos que estimulan la retención de la memoria y previenen el olvido nos ayudará a identificarlos en enfermedades como el Alzheimer”, explica a SINC Cristina Alberini, investigadora de la School of Medicine Mount Sinai (Nueva York), actualmente, en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra y una de las autoras del artículo que se publica hoy en Nature.

La investigación, realizada en ratas, revela que “podría existir alguna relación entre IGF-II, la memoria y la enfermedad de Alzheimer”, añade la experta. Los niveles de este factor de crecimiento tipo insulina son regulados “por aprendizaje” en el hipocampo, una región clave para la formación de la memoria a largo plazo.

“Se trata de la primera demostración potente de una mejora de la memoria a través de un factor de crecimiento natural que atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica, lo que podría ser prometedor para un desarrollo del tratamiento”, añade Alberini, lo que podría utilizarse en enfermedades como el Alzheimer, deterioros cognitivos leves, accidentes cerebrovasculares, demencia y envejecimiento cognitivo.

En el estudio, los animales tratados con este factor de crecimiento evitaron atravesar un espacio donde previamente habían sufrido un golpe leve usando la memoria. Para ello, los investigadores inyectaron IGF-II sintético directamente en el hipocampo de las ratas cuando la memoria es maleable.

A partir de aquí, el equipo continuará su línea de trabajo comprobando el efecto de una administración “sistémica” de IGF-II en diferentes enfermedades y en trastornos de ansiedad, cuando se produce un desequilibrio entre la memoria “del miedo” y la memoria “de la seguridad”.

----
Referencia bibliográfica:
Dillon Y. Chen, Sarah A. Stern, Ana Garcia-Osta, Bernadette Saunier-Rebori, Gabriella Pollonini, Dhananjay Bambah-Mukku, Robert D. Blitzer y Cristina M. Alberini. “A critical role for IGF-II in memory consolidation and enhancement”. Nature, 26 de enero de 2011. DOI:10.1038/nature09667

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La contaminación atmosférica se asocia con el deterioro cognitivo en hombres mayores

Numerosos estudios han analizado el impacto de la polución, especialmente las partículas finas o PM2.5, en el rendimiento cognitivo de los niños. Un nuevo estudio relaciona ahora esta exposición, incluso a corto plazo, con una merma de dichas funciones también en varones de edad avanzada.

El envejecimiento de la mujer afecta a la etapa crítica final de la maduración de los óvulos

Un nuevo estudio analiza cómo el envejecimiento afecta a la segregación cromosómica, el procesamiento del ARN y el metabolismo mitocondrial. Los resultados muestran que la edad puede influir en la capacidad de un ovocito para procesar productos genéticos críticos para los últimos pasos de su desarrollo.