Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Obtienen la primera secuencia parcial del genoma antiguo del cerdo

El genoma del cerdo ibérico apenas ha cambiado en cinco siglos

Un equipo de investigadores españoles ha obtenido por primera vez una secuencia parcial del genoma antiguo del cerdo. Extraído de una hembra del siglo XVI del yacimiento del Castillo de Montsoriu (Girona), los datos obtenidos indican que este animal está estrechamente emparentado con el cerdo ibérico actual y descartan el cruce de cerdos asiáticos con los cerdos ibéricos modernos.

Cerdo ibérico en una dehesa. / Chema Concellón

Un estudio, publicado en la revista Heredity, aporta nueva luz sobre aspectos evolutivos de la especia porcina, y más concretamente de la raza Ibérica, considerada representativa de las poblaciones originarias mediterráneas europeas.

El equipo de investigación que ha participado en este trabajo, liderado por Miguel Pérez-Enciso, investigador Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (ICREA) en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG), ha obtenido por primera vez una secuencia parcial del genoma antiguo del cerdo extraído de una hembra del siglo XVI del yacimiento del Castillo de Montsoriu (Girona).

Está muy emparentado con los cerdos ibéricos actuales, en concreto con la estirpe Lampiña del Guadiana

La muestra está datada entre los años 1520 y 1550 aproximadamente, fecha anterior a la introducción del cerdo asiático en Europa –que se cruzaría con las razas locales europeas para dar lugar, posteriormente, a las razas internacionales actuales–, y contemporánea al inicio de la colonización de América.

“Pese a ser una sola muestra y estar muy fragmentada, la secuencia genética nos ha aportado información muy interesante –afirma Miguel Pérez-Enciso–. En primer lugar, sabemos que no era un cerdo blanco, ya que le falta una duplicación del gen KIT que causa este color. Este hecho coincide con la mayor parte de representaciones pictóricas de la época donde sale este animal, que aparece siempre negro o con tonos rojizos".

También han podido comprobar que está muy emparentado con los cerdos ibéricos actuales, en concreto con la estirpe Lampiña del Guadiana. "Podemos decir que el cerdo ibérico actual se parece mucho al del S XVI y no ha registrado cambios profundos en su genoma, por lo que serán necesarios más estudios para poder empezar a distinguir los ejemplares modernos de los antiguos”, asegura el experto.

El trabajo también ha comparado la muestra antigua con los genomas de cerdos modernos de distintas razas, incluidos cerdos llamados ‘criollos’

El estudio indica que se trata de un cerdo doméstico, ya que la muestra secuenciada presenta una serie de marcadores típicos de esta variedad y que son muy raros en el jabalí (especie precursora del cerdo doméstico); además, esto coincide con los registros históricos que muestran que la porcinocultura era una actividad importante del castillo. Pero también demuestra la existencia de cruces ocasionales entre el jabalí y el cerdo antiguo, tal como ha ocurrido también entre el jabalí y el cerdo ibérico actual.

“Esta estrecha relación entre el cerdo ibérico, el jabalí europeo y el cerdo antiguo confirma, tal como habían apuntado estudios previos, que la mezcla del cerdo asiático con los cerdos ibéricos modernos no ha existido o ha sido insignificante”, indica Pérez-Enciso.

El trabajo también ha comparado la muestra antigua con los genomas de cerdos modernos de distintas razas, incluidos cerdos llamados ‘criollos’ y cuyo origen es, supuestamente, los antiguos animales que los colonizadores españoles llevaron a América. Los investigadores han demostrado que esa suposición es inexacta y que queda poco del legado ibérico en estos animales, que fueron cruzados principalmente con razas internacionales.

Referencia bibliográfica:
O Ramírez, W Burgos-Paz et al. Heredity Genome data from a sixteenth century pig illuminate modern breed relationships. septiembre de 2014. doi: 10.1038/hdy.2014.81

Fuente: Universidad Autónoma de Barcelona
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba. 

¿El consumo de carne realmente nos hizo humanos?

Las evidencias paleoantropológicas halladas hasta ahora sobre el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años, sugerían que la dieta carnívora había moldeado nuestra evolución e impulsado cambios en el comportamiento y los rasgos anatómicos humanos, como un mayor cerebro. Un equipo de científicos rebate ahora esta hipótesis, a la que asocian a un muestreo intensivo de fósiles en un periodo y yacimiento determinados.