Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El ibis revela los secretos del vuelo en formación de V de las aves

¿Cómo y por qué las aves vuelan en forma de ‘V’? Un artículo que publica la revista Nature explica que estos movimientos cuidadosamente orquestados reducen el gasto de energía de estos animales. Los científicos han monitorizado por primera vez aves salvajes para investigar los mecanismos y las interacciones que suceden durante el vuelo.

El ibis revela los secretos de vuelo en formación ‘V’ de las aves . Foto: Markus Unsöld

.

El ibis revela los secretos de vuelo en formación ‘V’ de las aves. Foto: Markus Unsöld

.

El ibis revela los secretos de vuelo en formación ‘V’ de las aves . Foto: Markus Unsöld

.

El ibis revela los secretos de vuelo en formación ‘V’ de las aves. Foto: Markus Unsöld

.

Un equipo internacional de investigadores ha monitorizado el vuelo de un grupo de catorce ibis eremitas (Geronticus eremita) migratorias volando en formación en ‘V’. Grabaron su posición, su velocidad, rumbo y cada aleteo durante un período de 43 minutos.

Según sus observaciones, las aves crean estas formaciones para ahorrar energía mediante la posición del cuerpo, al sincronizar el movimiento de sus aleteos. Los individuos que vuelan de esta forma en grupo a menudo cambian su posición y alteran el momento de su aleteo para conseguir la mejor ventaja aerodinámica posible.

video_iframe

“Al volar en formación en V –detrás y al lado del pájaro de delante– los pájaros que van detrás agitan sus alas en fase, lo que les permite tener un impulso extra del pájaro de delante”, explica el estudio.

Por el contrario, aquellas aves que vuelan directamente detrás del pájaro más adelantado baten sus alas fuera de fase, lo que minimiza los efectos de la corriente descendente en detrimento de las alas del líder.

“Estos hallazgos indican que las aves tienen una notable capacidad de sentir y predecir los patrones de las turbulencias del aire causadas por multitud de compañeros cercanos”, apunta la investigación

Este complejo patrón se había sugerido previamente a partir de modelos teóricos, pero nunca se había registrado en aves de vuelo libre. En el estudio han participado el Royal Veterinary College de Reino Unido, la Universidad de Washington (EE UU), el Waldrapp de Austria, la Universidad Humboldt (Alemania), la Universidad de Londres y la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Referencia bibliográfica:

Steven J. Portugal, Alan M.Wilson, Tatjana Y. Hubel, Johannes Fritz, Stefanie Heese, Daniela Trobe, Bernhard Voelkl, Stephen Hailes y James R. Usherwood "Upwash exploitation and downwash avoidance by flap phasing in ibis formation flight" Nature 505: 399 - 404. doi:10.1038/nature12939.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
¿El consumo de carne realmente nos hizo humanos?

Las evidencias paleoantropológicas halladas hasta ahora sobre el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años, sugerían que la dieta carnívora había moldeado nuestra evolución e impulsado cambios en el comportamiento y los rasgos anatómicos humanos, como un mayor cerebro. Un equipo de científicos rebate ahora esta hipótesis, a la que asocian a un muestreo intensivo de fósiles en un periodo y yacimiento determinados.

Cómo se propaga un cáncer contagioso entre diferentes especies de almejas

Debajo del mar, las células cancerosas pueden comportarse como parásitos en almejas, berberechos o mejillones, protagonistas del #Cienciaalobestia, e infectarlos de un tipo de cáncer transmisible parecido a la leucemia. Un nuevo estudio confirma que esta enfermedad puede propagarse incluso entre diferentes especies de almejas en el Mediterráneo y el Atlántico debido a las actividades humanas.