Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El riesgo de mortalidad materna se duplica en embarazadas con anemia

Las mujeres embarazas con anemia tienen el doble de riesgo de morir durante el embarazo o en la semana posterior al parto respecto a las mujeres que no tienen anemia. Así lo confirma el mayor estudio de este tipo, cuyos resultados sugieren que la prevención y el tratamiento de la anemia materna deben seguir siendo una prioridad mundial en salud pública y en investigación.

La anemia afecta a 32 millones de mujeres embarazadas en el mundo. / Pixabay

La anemia se caracteriza por la falta de glóbulos rojos sanos, y afecta a 32 millones de mujeres embarazadas en el mundo. Esta deficiencia alcanza a la mitad de las mujeres embarazadas en los países de rentas medias o bajas.

Aunque es una condición fácilmente tratable, los métodos existentes hasta la fecha no han sido capaces de afrontar la cuestión. Según los expertos, el abordaje del problema debería ser multidisciplinar, e involucrar tanto a profesionales de la salud como a agentes decisores, centrando su atención en la prevención de la anemia y no en el tratamiento exclusivo mediante suplementos de hierro.

Los investigadores Javier Zamora y Borja Manuel Fernández, de la Unidad de Bioestadística Clínica del Hospital Ramón y Cajal (IRYCIS) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), han participado en un estudio internacional dirigido por la Universidad Queen Mary de Londres que analiza el riesgo de mortalidad materna en mujeres embarazadas asociado con la anemia grave.

Los resultados, publicados en la revista The Lancet Global Health, demuestran que las mujeres embarazas con anemia tienen el doble de riesgo de morir durante el embarazo o en la semana posterior al parto respecto a las mujeres que no tienen anemia.

“La anemia en el embarazo es uno de los problemas médicos más comunes que padecen las mujeres independientemente del nivel de renta de los países. Hemos mostrado que, si una mujer tiene anemia en algún momento de su embarazo o en los 7 días posteriores al parto tiene un mayor riesgo de morir, lo que sugiere que el tratamiento urgente es muy importante”, declaran los científicos.

El trabajo, que es el más grande de este tipo, recogió datos de 312.281 mujeres embarazadas en 29 países de América Latina, África, Pacífico occidental, Mediterráneo oriental y sudeste asiático. De estas mujeres, 4.189 tenían anemia grave (hemoglobina menor de 7 g/dL.) y fueron emparejadas con 8.218 mujeres sin anemia grave.

La anemia en el embarazo es uno de los problemas médicos más comunes que padecen las mujeres independientemente del nivel de renta de los países

Estudios previos habían sugerido que la anemia estaba fuertemente asociada con la mortalidad, pero esto podría ser debido a otras razones clínicas, y no directamente a la anemia. Este estudio es el primero que considera los factores que influyen en el desarrollo de anemia en el embarazo, como la pérdida de sangre o infección de malaria. Esto podría haber sesgado los resultados de estudios previos.

Mejorar la prevención y el tratamiento

Los resultados mostraron que, cuando se controla por todos los factores asociados conocidos, el riesgo de mortalidad materna es el doble en las madres con anemia grave. La relación se observó en diferentes áreas geográficas y usando diferentes métodos estadísticos, lo que sugiere que existe una relación independiente entre la anemia grave y la mortalidad materna.

“Este trabajo ayudará a definir las políticas en salud en todo el mundo proporcionando evidencia científica de la importancia de la prevención y tratamiento de la anemia materna, en última instancia, salvando vidas y evitando muertes prevenibles”, comentan los investigadores.

Las estrategias para la prevención y tratamiento de la anemia materna incluyen proporcionar suplementos orales de hierro para las mujeres embarazadas, comida con alto contenido en hierro, mejora del acceso a cuidados prenatales en áreas remotas, el tratamiento de anquilostomiasis y el acceso a servicios de transfusión.

El estudio tiene limitaciones incluyendo su naturaleza observacional, lo que significa que la relación causal directa entre la anemia grave y la mortalidad materna no puede ser probada, debido a que otros factores podrían entrar en juego.

Referencia bibliográfica:

Jahnavi Daru, Javier Zamora, Borja M. Fernández-Félix, Joshua Vogel, Olufemi T. Oladapo, Naho Morisaki, Ӧzge Tunçalp, Maria Regina Torloni, Suneeta Mittal, Kapila Jayaratne, Pisake Lumbiganon, Ganchimeg Togoobaatar, Shakila Thangaratinam, Khalid S Khan. "The risk of maternal mortality in women with severe anaemia in pregnancy and the postpartum: a multilevel analysis" The Lancet Global Health. DOI: https://doi.org/10.1016/S2214-109X(18)30078-0

Fuente: CIBER/IRYCIS
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La vacuna contra la gripe, aliada frente al coronavirus en 2020

Comienza la campaña de vacunación de la gripe y, este año, los expertos piden más que nunca reforzar la inmunización. El objetivo es evitar complicaciones y fallecimientos en personas vulnerables y evitar una sobrecarga en el sistema asistencial ante la coexistencia de la epidemia con la pandemia de covid-19.

Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.