Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El ruido de los barcos altera la conducta de los peces limpiadores

Los peces limpiadores comen parásitos de otros peces en una relación que beneficia a ambos. Ahora investigadores de Reino Unido, Norteamérica y Francia han comprobado que el sonido de las embarcaciones impide realizar bien su labor a la especie Labroides dimidiatus, un limpiador de los peces de arrecife, además de aturdir a los 'clientes'.

Pez limpiador Napoleón (Chelinus undulatus) / Suzanne Mills

Una investigación liderada por la Universidad de Exeter (Reino Unido) ha observado el comportamiento de los peces limpiadores, aquellos que retiran parásitos a otros peces (conocidos como ‘clientes’), cuando se les expone al ruido de las lanchas a motor.

Según su estudio, publicado en la revista Scientific Reports, mientras se les expone a este sonido los peces limpiadores son más propensos a ‘engañar’, mordisqueando la capa mucosa protectora de sus clientes en lugar de limpiarlos de parásitos. Por su parte, los clientes son más propensos a estarse quietos y dejar que esto suceda.

"Los limpiadores muerden a sus clientes cuando hay ruido de un barco y, en lugar de salir o tomar represalias, dejan que el proceso continúe más tiempo de lo normal. Esto sugiere deterioro cognitivo en una o ambas partes", explica la autora principal del trabajo, Sophie Nedelec, de la Universidad de Exeter (Reino Unido).

Los científicos ponen de relieve la necesidad de controlar el ruido artificial en los hábitats protegidos

Una explicación a este comportamiento es que los clientes están distraídos por el ruido de la embarcación y los limpiadores lo aprovechan para engañar a sus clientes.

“La eliminación eficaz de parásitos por parte de los limpiadores es fundamental para la salud, la abundancia y la diversidad de los peces en los arrecifes de coral”, apunta Isabelle Côté, de la Universidad Simon Fraser (Canadá). "Esta interacción es preocupante por la resistencia de los sistemas de arrecifes de coral que actualmente están expuestos a múltiples amenazas", añade.

Según los expertos, este tipo de experimentos que consideran el comportamiento de los animales silvestres en condiciones naturales son cruciales para comprender plenamente el impacto del ruido causado por la actividad humana en el océano.

Steve Simpson, también de la Universidad de Exeter, enfatiza: "Este estudio destaca importantes implicaciones para manejar el ruido de los cientos de miles de lanchas usadas en todo el mundo en entornos de arrecifes de coral”. Para los científicos, estos resultados ponen de relieve la necesidad de controlar el ruido artificial en los hábitats protegidos.

"Ahora estamos considerando zonas acústicamente silenciosas y corredores, para así explorar cómo el desarrollo de motores y hélices puede reducir el impacto de este contaminante mundialmente predominante", concluyen los autores.

Referencia bibliográfica:

Sophie Nedelec et al. "Motorboat noise disrupts co-operative interspecific interactions", Scientific Reports 7, 6987. doi:10.1038/s41598-017-06515-2.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.

Las cacatúas aprenden unas de otras para abrir los cubos de basura

En entornos cada vez más urbanizados, las cacatúas australianas han desarrollado un comportamiento único para buscar comida: levantar las tapas de los contenedores. Un equipo de científicos demuestra por primera vez que esta compleja habilidad la han copiado observándose las unas a las otras.