Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El secreto salado que protege a los sapos de caña cuando mudan la piel

El sapo de caña (Rhinella marina) es un anfibio nativo de América Central y América del sur, introducido en Australia en 1935 para controlar al escarabajo de caña. Desde entonces, el protagonista de #Cienciaalobestia, se ha expandido rápidamente por todo el país alcanzando una población estimada de 200 millones. Un reciente estudio revela la técnica que emplean estos anfibios para proteger su equilibrio interno de agua y sales cuando cambian la piel.

Sapo común asiático (Duttaphrynus melanostictus) mudando la piel / Jasmine Vink

Científicos de la Universidad de Queensland, en Australia, han descubierto que el sapo de caña es capaz de intercambiar gases, agua y sal a través de su piel, según un trabajo publicado en la revista Journal of Experimental Byology.

El anfibio invasor aumenta su reabastecimiento activo de sales a través de la piel

Los autores explican que cuando a este venenoso anfibio le toca cambiar el recubrimiento de su cuerpo, su piel se vuelve ligeramente permeable, permitiendo la expulsión de sales y la entrada de agua.

Para realizar el estudio, el equipo, liderado por los expertos en ciencias biológicas Carig Franklin y Rebecca Cramp, examinó los sapos de caña del campus de la Universidad de Santa Lucía, en Queensland. En concreto, midieron la pérdida de sal a través de su piel y analizaron la forma en la que sus propiedades cambian cuando el sapo reemplaza su recubierta vieja por la nueva.

"Para asegurarse de que su nivel de sal interno está equilibrado, los sapos aumentan su reabastecimiento activo de sales a través de la piel e incrementan el número de proteínas de transporte, responsables de la captación de las sales", explica Nicholas Wu, primer autor del estudio.

Hasta el momento solo se habían estudiado los cambios fisiológicos que experimentaban los sapos en la muda de piel, sin embargo, ahora se ha analizado la función que desempeña el proceso de renovación de epidermis en la regulación del equilibrio de agua y sales.

El hongo chytrid esta infectando a poblaciones de sapos y ranas en todo el mundo

300 especies, cerca de la extinción

En la investigación, los autores también han estudiado el papel que ejerce el dañino hongo chytrid en el cambio de piel. Este patógeno está infectando a una gran variedad de poblaciones de sapos y ranas en todo el mundo, provocando que más de 300 especies estén cerca de la extinción.

Los científicos creen que esta dolencia –posiblemente propagada por cangrejos- podría causar sufrimiento a los anfibios, debido a que tendrían que mudar su piel con mayor frecuencia para librarse de las infecciones que padecen.

Actualmente, la superpoblación de sapos de caña está ocasionando un grave perjuicio ambiental en Australia, incluyendo la muerte de especies autóctonas como: quolls (marsupiales), serpientes y lagartos.

Referencia bibliográfica:

Nicholas C. WU, Rebecca L. Cramp, Craig E. Franklin. (Living with a leaky skin: upregulation of ion transport proteins during sloughing)."Journal of experimental biology".(2017).http://dx.doi.org/10.1242/jeb.151738

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La vida se recuperó en 700.000 años donde impactó el asteroide que acabó con los dinosaurios

El asteroide que cayó en la Península de Yucatán en México hace 66 millones de años provocó un cráter de 180 km de diámetro y un evento de extinción a final del Cretácico. La vida de los organismos del fondo marino del cráter recuperó su abundancia y diversidad en tan ‘solo’ 700.000 años, según un nuevo estudio. La productividad biológica fue clave en el proceso.

Alt de la imagen
Los microplásticos de carretera acaban a través del aire en las zonas más remotas del mundo

El desgaste de neumáticos, frenos y otras partes de los vehículos o de la carretera liberan a la atmósfera miles de toneladas de microplásticos cada año, según un nuevo análisis. Gran parte de estas partículas contaminantes, sobre todo las más pequeñas, terminan en los océanos de todo el mundo e incluso en el Ártico.