Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El tira y afloja genético explica la homosexualidad de los escarabajos

Todos los animales, desde insectos hasta mamíferos, tienen relaciones sexuales con individuos del mismo sexo. Para entender este mecanismo, un equipo de científicos se ha centrado en el comportamiento de unos pequeños escarabajos, protagonistas de #Cienciaalobestia. El estudio demuestra así que este acto homosexual entre machos trae beneficios a las hembras.

Un escarabajo macho intenta montar a otro, pero de manera general el escarabajo montado escapa. / Ivain Martinossi-Allibert

La cópula entre individuos del mismo sexo es común en el reino animal, pero desconcierta aún a los biólogos. La razón es simple: este acto sexual no conlleva los mismos beneficios biológicos que el cortejo heterosexual, que culmina en el apareamiento y la producción de descendencia.

Un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Uppsala (Suecia), ha tratado de entender por qué el comportamiento homosexual se repite tanto en la naturaleza. Para ello, los investigadores plantearon la hipótesis de que, como machos y hembras comparten la mayoría de los genes, las relaciones entre individuos del mismo sexo se mantienen por selección natural, porque los genes que predisponen a esta tendencia aportan beneficios cuando se expresan en el sexo opuesto.

Esta conducta puede ser frecuente porque los genes que la regulan se conservan por selección natural a través de sus beneficios en el sexo opuesto

El estudio, publicado en la revista BMC Evolutionary Biology, probó esta idea en un pequeño escarabajo muy común llamado Callosobruchus maculatus, una especie en la que tanto hembras como machos suelen tener bajos niveles de comportamiento homosexual. A través de técnicas de reproducción artificial, los científicos utilizaron crías de ambos sexos para crear una generación de escarabajos con mayor tendencia a mostrar esta conducta.

Un ‘tira y afloja’ genético

Los resultados demostraron que cuando un grupo de machos o hembras había sido criado para expresar con más frecuencia un comportamiento homosexual, los hermanos del sexo opuesto disfrutaban de un incremento en su rendimiento reproductivo. Los genes ligados a esta conducta favorecen al sexo opuesto por selección natural. Es lo que llaman los científicos un “tira y afloja genético”.

“Los machos nacidos con mayor tendencia a montar a otros machos eran menos exigentes cuando se les daba a elegir entre cortejar a machos o hembras, mientras que sus hermanas pusieron más huevos y produjeron más crías que antes”, recalca David Berger, uno de los autores del trabajo e investigador en el departamento de Ecología y Genética de la universidad sueca.

Según Berger, este mecanismo genético que explica las conductas homosexuales en los escarabajos podría aplicarse en una gran variedad de animales.

Varios escarabajos machos intentando montar a otros. Este comportamiento también se produce en las hembras que imitan la conducta de los machos. / Ivain Martinossi-Allibert

Referencia bibliográfica:

David Berger, Tao You, Mara Ruiz Minano, Karl Grieshop, Martin Lind, Göran Arnqvist & Alexei A. Maklakov. “Sexually antagonistic selection on genetic variation underlying both male and female same-sex sexual behavior” BMC Evolutionary Biology 2016, DOI: 10.1186/s12862-016-0658-4

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.