Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿El uso de la mascarilla afecta al cerebro y al resto el cuerpo?

Investigadores del instituto ICFO en Barcelona han utilizado tecnologías biofotónicas para comprobar si al ponerse mascarillas se alteran los niveles corporales de oxígeno. Los resultados muestran pequeños cambios en la hemodinámica cerebral, pero comparables a los de actividades cotidianas como escuchar un sonido, ver a alguien moviéndose o agacharnos para atarnos los zapatos.

Maniquí con dos tipos de mascarillas utilizados en el estudio, con las sondas biofotónicas en la frente. / ICFO

Las mascarillas parecen haber venido para quedarse, aunque se mantiene el debate sobre sus posibles efectos para el organismo.

Para tratar de arrojar algo de luz sobre esta cuestión, los investigadores Jonas Fischer y Lisa Kobayashi Frisk del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), liderados por el profesor ICREA Turgut Durduran, han colaborado con el Hospital Universitario de Zúrich (Suiza) y el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau en Barcelona.

Para ver si el uso de mascarillas puede afectar la cantidad de oxígeno que llega al cerebro, se evaluó la hemodinámica y la oxigenación de la miscrovasculatura cerebral usando tecnologías biofotónicas 

Para ver si el uso de mascarillas puede afectar la cantidad de oxígeno que llega al cerebro, el equipo evaluó la hemodinámica (parte de la biofísica que estudia la dinámica de la sangre) y la oxigenación de la miscrovasculatura cerebral, usando tecnologías biofotónicas. Los resultados los presentan ahora en la revista PNAS.

Los investigadores reclutaron a un grupo de adultos jóvenes sanos como participantes, que se sentaron en una silla a leer un artículo científico, primero sin mascarilla y después con ella puesta. Se evaluaron tanto mascarillas quirúrgicas como FFP2.

Dos sondas en la frente

Colocando dos sondas en la frente de los participantes mientras leían, los investigadores midieron el flujo sanguíneo, la oxigenación y el metabolismo del oxígeno en el cerebro. Estas sondas utilizan dos tecnologías biofotónicas infrarrojas, y no invasivas, conocidas como espectroscopia de correlación difusa y espectroscopia del infrarrojo cercano de resolución temporal (DCS y TR-NIRS por sus siglas en inglés).

También midieron la función general del cuerpo, evaluando el ritmo cardíaco, la respiración y la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono.

Después de monitorizar el cerebro, los investigadores procesaron los datos y llevaron a cabo análisis estadísticos para comprobar si se había producido algún cambio en las señales recibidas, tanto con mascarillas cómo sin mascarillas.

Se observaron pequeños cambios en las cantidades de oxígeno del cerebro y el flujo sanguíneo cerebral con el uso de mascarillas, pero comparables a los que se producen al realizar actividades cuotidianas

El equipo no observó ningún cambio significativo en los niveles corporales de oxígeno y dióxido de carbono. Sin embargo, sí observaron pequeñas variaciones, estadísticamente significativas, en las cantidades de oxígeno del cerebro y en el flujo sanguíneo cerebral con el uso de ambos tipos de mascarillas.

Los investigadores concluyen que estos cambios observados son comparables a los que se producen diariamente cuando realizamos otras actividades cuotidianas, como por ejemplo al escuchar un sonido, ver a alguien moviéndose a nuestro alrededor o al agacharnos para atarnos los zapatos.

Además, subrayan que su protocolo podría ser útil para investigar más a fondo los efectos de usar mascarillas en otros tipos de poblaciones como gente mayor, niños, pacientes con patologías respiratorias previas o al realizar trabajos críticos.

También remarcan que las mascarillas podrían interferir en los estudios de monitoreo o neuroimagen, y que en esos casos debería evitarse su uso o supervisar de cerca a los sujetos de los estudios.  

Referencia:

Jonas B. Fischer et al. “Cerebral and systemic physiological effects of wearing face masks in young adults”. PNAS, 2021.

Fuente:
ICFO
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Determinada la cantidad de luz ultravioleta que inactiva el coronavirus

Para eliminar el 99 % del virus SARS-CoV-2 con luz ultravioleta se necesita una dosis de energía de 21,6 julios por metro cuadrado, según un estudio liderado por la Universidad Complutense de Madrid. La técnica se ha probado en ascensores y sistemas de transporte.

Un nuevo modelo predice la eficacia de los confinamientos para frenar epidemias como la covid19

Técnicas de ‘machine learning’ permiten predecir, a partir de datos satelitales, si la reducción de la actividad económica minimiza los contagios. Con este modelo, que cuenta con participación española, se podrán afinar mejor los tiempos y el grado de las medidas de confinamiento.