Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida
Estas plagas son recurrentes en zonas agrícolas de Castilla y León

El veneno para controlar las plagas de topillo afecta también a los cernícalos

El uso del veneno reduce puntualmente la abundancia de topillos pero también la presencia de sus depredadores naturales, según un estudio en el que participa el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Las crías de los cernícalos afectados pesan menos, lo que podría repercutir en su futura supervivencia.

Cernícalo con un topillo sobre una de lascajas nido instaladas por GREFA / CarlosCuellar (GREFA)

Según un estudio en el que participan investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), la bromadiolona, un anticoagulante que se utiliza como veneno para reducir el número de roedores en campos de cultivo, está también presente en los pollos de los cernícalos, uno de sus depredadores naturales. Los primeros datos apuntan a que este rodenticida podría incrementar las tasas de mortalidad entre estas aves y, a la larga, también las de otros depredadores naturales de los topillos.

Durante el año 2014 se tomaron muestras de sangre de 112 pollos de cernícalo para analizar la presencia de bromadiolona y sus efectos

Durante el año 2014 se tomaron muestras de sangre de 112 pollos de cernícalo para analizar la presencia de bromadiolona y sus efectos sobre la especie. Los análisis evidenciaron que casi el 17% de los pollos tenían niveles detectables del veneno en sangre y que estos pesaban casi un 8% menos que el resto. “La presencia de bromadiolona y el peso más bajo de los pollos podría estar incrementando su tasa de mortalidad, ya que es un factor crucial que determina la supervivencia durante las primeras fases de vida”, aclara el investigador del MNCN David López-Idiáquez.

Las plagas de topillo campesino, Microtus arvalis, son un evento recurrente en las zonas agrícolas de Castilla y León que suelen controlarse utilizando bromadiolona, sin embargo, la presencia de este producto en zonas agrícolas tiene efectos sobre otras especies ya que el veneno no es inocuo.

Este producto en zonas agrícolas tiene efectos sobre otras especies ya que el veneno no es inocuo

Desde el año 2009, existe un proyecto del Grupo de Recuperación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA) para desarrollar métodos que potencien el control biológico de plagas. En el caso de las plagas de topillos tratan de incrementar la densidad de cernícalos vulgares, Falco tinnunculus, y lechuzas, Tyto alba, depredadores naturales de los topillos, mediante la colocación de cajas nido que mejoren las condiciones de estas especies para criar.

“Es paradójico que el uso de la bromadiolona para reducir el número de topillos en los campos de cultivo podría, al mismo tiempo, estar reduciendo las poblaciones de depredadores naturales de esta especie”, concluye López-Idiáquez.

En este trabajo han participado, el investigador del MNCN junto a miembros del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC-CSIC) y la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad (UMIB-Universidad de Oviedo).

Referencia bibliográfica:

Martínez-Padilla, J., López-Idiáquez, D., López-Perea, J.J., Mateo, R. Paz, A. y Viñuela J. (2017). A negativeassociation between bromadiolone exposure and nestling body condition in common kestrels:management implications for vole outbreaks. Pest Management Science (73:364-370.) DOI10.1002/ps.4435

Fuente: Museo Nacional de Ciencias Naturales
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La invasión del cangrejo rojo americano en la Península ha sido mediada por el humano

En los años 70 el cangrejo rojo americano fue introducido en Badajoz y en los arrozales de Isla Mayor en Sevilla, procedentes de EE UU. Desde entonces, ambos grupos, diferenciados genéticamente, se han extendido por España y Portugal de manera independiente, como demuestra un estudio genético que describe la historia de su invasión, mediada sobre todo por el ser humano.

Alt de la imagen
Las alas de los insectos y las branquias de las efímeras podrían compartir origen evolutivo

Los insectos alados son el grupo con mayor número de especies que habita actualmente la Tierra. Un estudio de varias instituciones españolas asegura que las branquias de ciertos insectos acuáticos son el órgano que comparte un mayor número de genes con las alas de estos animales.