Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Empresas de seguridad privada y colonialismo posmoderno en África

Una tesis constata que la proliferación de empresas de seguridad privada occidentales en los países empobrecidos está dando lugar a una nueva forma de colonialismo posmoderno. El trabajo desvela las raíces de la legitimidad de estas compañías, a quién rinden cuentas y el impacto que tienen en relación a la soberanía de los países que emplean sus servicios y frente a la seguridad del sistema internacional.

Imagen de Sierra Leona. Foto: Skye Christensen.

Desde principios de los años '90 se han multiplicado las empresas que ofrecen servicios en el ámbito de la seguridad, hasta entonces, monopolio exclusivo de los estados. Se trata de firmas transnacionales que suministran servicios de carácter policial o militar de manera lucrativa. El caso más reciente y sonado es el de la compañía de mercenarios Blackwater, contratada por el gobierno de Estados Unidos en Irak y protagonista de numerosos escándalos por su manera de proceder.

La tesis, titulada Las empresas de seguridad privada y el colonialismo posmoderno en África: una mirada desde la Filosofía de la paz, aborda el caso de Angola y Sierra Leona, dos países africanos que fueron de los primeros en hacer uso de los servicios de una empresa de seguridad privada (ESP). «La participación de la surafricana Executive Outcomes en los conflictos en estos países anunció la llegada de las ESP como nuevos actores en el ámbito internacional», señala Eric George, autor del estudio.

La investigación concluye que las ESP sirven a los estados más fuertes del sistema internacional, manteniendo bajo control a zonas periféricas problemáticas o ricas en recursos. "Las ESP ofrecen un ejemplo de una nueva forma de colonialismo posmoderno. Una de sus características principales es el control de recursos y del poder por medio de instrumentos no estatales", explica Eric George, autor de la investigación.

Los servicios que ofrecen las ESP son muy variados. Incluyen la redacción de informes de seguridad, la protección de embajadas, el entrenamiento de ejércitos, la construcción de bases militares o la provisión de combatientes durante los conflictos. En algunos países el gobierno les ha cedido la gestión de cárceles, la interrogación de presos, la protección de infraestructuras petrolíferas, el reclutamiento y el entrenamiento de cuerpos policiales.

Además, el autor destaca que los casos de Angola y Sierra Leona demuestran la necesidad moral e intelectual de plantearse de qué modo las tentativas de vincular la seguridad y la paz a objetivos mercantiles influyen en cómo se perciben estos conceptos.

Así, mientras el colonialismo posmoderno ilustra los peligros de la privatización de la seguridad, la filosofía para la paz, en la que se enmarca esta tesis, ofrece una visión de sus posibilidades. "Si es verdad que la privatización de la seguridad en Angola y Sierra Leona indica un cambio peligroso, es también verdad que se debe entender como una oportunidad de subvertir el concepto de seguridad y reconstruir las competencias humanas para hacer las paces. Tal vez la aportación más importante de este trabajo es que su análisis ofrece la posibilidad del cambio", sentencia George.

La tesis ha sido dirigida, dentro del Programa de Doctorado de Estudios Internacionales en Paz, Conflictos y Desarrollo, por el profesor de la Universitat Jaume I Vicent Martínez Guzmán y la profesora de la United States International University en Nairobi (Kenya) Macharia Munene.

Fuente: UJI
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La primera ola de la covid-19 exacerbó la brecha de género en ciencia

El mayor estudio realizado hasta el momento, con datos de más de 2.000 revistas y cinco millones de autores, concluye que las investigadoras tuvieron menos oportunidades para realizar trabajos y publicarlos que sus compañeros a comienzos de la pandemia. El trabajo alerta de las consecuencias a largo plazo sobre la carrera de las científicas. 

Así es como el 'navegador' del cerebro calcula la ruta más corta
EFE

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts han descubierto que el cerebro, a la hora de estimar la ruta entre dos puntos, elige la que tiene menos desviación angular respecto al destino, y no la objetivamente más corta. El estudio se ha basado en el análisis a lo largo de un año de las señales GPS de 14.000 personas que vivían en entornos urbanos.