Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Estos murciélagos llevan ‘mascarillas’ para atraer a las hembras

El murciélago de cara arrugada, protagonista del #Cienciaalobestia, no se deja ver mucho en la naturaleza, pero hace dos años un equipo de científicos logró observar por primera vez sus técnicas de cortejo en Costa Rica. Los machos, hacinados en las alturas de los árboles, lucen un pellejo de piel peluda blanca que levantan a modo de máscara para seducir a sus posibles parejas.

Los machos del murciélago de cara arrugada (Centurio senex) muestran un pliegue de piel peludo que se puede levantar para cubrir la mitad inferior de la cara como una máscara. / Marco Tschapka

En septiembre de 2018 durante una caminata nocturna en San Ramón, en Costa Rica, dos guías de naturaleza observaron varios murciélagos no muy agraciados colgando de unas ramas cerca de un sendero. Avisaron a unos amigos que conocen bien a estos animales, y estos a su vez llamaron al experto Bernal Rodríguez-Herrera de la Universidad de Costa Rica.

Los machos lucen una especie de solapa de piel blanca peluda en sus barbillas que pueden subir sobre la parte inferior de sus caras, a modo de mascarilla

“Como la mayoría de la gente piensa que los murciélagos son feos, no me tomé el aviso muy en serio al principio. Cuando vi las fotos, nos dimos cuenta de que eran murciélagos de cara arrugada (Centurio senex), un hallazgo increíble”, exclama Rodríguez-Herrera. Estos mamíferos no solo son difíciles de observar, sino que se conoce muy poco de ellos y de sus comportamientos, especialmente los de reproducción.

El investigador costarricense avisó a Marco Tschapka, investigador asociado del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales de la Universidad de Ulm, en Alemania, que estaba en el país centroamericano dirigiendo un trabajo de campo. Juntos observaron a varios de estos murciélagos que tienen una de las caras más extrañas del mundo animal.

“Nunca hubiéramos esperado ver a estos murciélagos en San Ramón en un bosque húmedo”, señala Tschapka. “Su área de distribución se extiende desde México hasta Colombia y Venezuela, pero casi nunca los atrapamos en nuestras redes”, continúa.

Los machos lucen una especie de solapa de piel blanca peluda en sus barbillas que pueden subir sobre la parte inferior de sus caras, a modo de mascarilla. Los científicos consiguieron ver por primera vez cómo estos seductores enmascarados reaccionaban durante el cortejo ante la presencia de las hembras. Sus resultados se han publicado en la revista PLoS ONE.

El cortejo del murciélago in fraganti

Todos los machos, con sus visibles mascarillas, se aglomeraron en un área relativamente pequeña, colgando de árboles y arbustos a unos dos metros del suelo. Cada uno de ellos al caer la noche ocupó su posición de cortejo y desaparecía a medianoche.

Esta reunión de machos para exhibirse ante las hembras es una costumbre poco habitual entre los murciélagos

Gracias a las grabaciones con un micrófono de ultrasonido y con detecciones de infrarrojos, los científicos se dieron cuenta de que los animales pasaban la mayor parte del tiempo emitiendo singulares llamadas de ecolocalización ultrasónicas, intercaladas con secuencias de trinos más largos, además de jugar con las puntas de sus alas. También lograron captar el apareamiento.

Durante seis semanas, el equipo observó un total de 53 murciélagos, y al finalizar este periodo todos desaparecieron. Según los científicos, esta reunión de machos para exhibirse ante las hembras es una costumbre poco habitual entre los murciélagos. Pero tienen muchas incógnitas que resolver aún.

Una de ellas es el papel que desempeña la ‘mascarilla’. El pliegue de la piel podría suponer algún tipo de protección o permitiría emitir algún tipo de aroma para atraer a las hembras. Pero para comprobarlo, los investigadores deberían capturar a algunos de estos esquivos animales durante su comportamiento reproductivo. Y no es tarea fácil.

Desde que pudieron observarlo en 2018, los murciélagos no han vuelto a aparecer. “Es posible que nunca volvamos a ver este comportamiento en nuestras vidas. Pero ¿quién sabe?”, dicen los autores que quedan a la espera de que la suerte se vuelva a poner de su lado.

Referencia:

Bernal Rodríguez-Herrera et al. “The masked seducers: Lek courtship behavior in the wrinkle-faced bat Centurio senex (Phyllostomidae)” PLoS ONE

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Calor, deshielo y microplásticos: lo que revela la mayor expedición realizada en el Everest

Una alianza entre National Geographic y Rolex ha permitido llevar a cabo la investigación más importante realizada hasta la fecha en la montaña más alta del planeta, el monte Everest. Allí, un equipo multidisciplinar, formado por 34 expertos, ha recabado datos que evidencian cómo la acción humana está deteriorando el entorno del Himalaya en Asia.

Hallan en Cuenca huevos de parásitos en heces fósiles de más de 125 millones de años

La excepcional preservación de heces fósiles, llamadas coprolitos, del yacimiento de Las Hoyas en Cuenca, ha permitido la identificación de huevos de parásitos en dos restos atribuidos a peces y cocodrilos. El hallazgo también documenta la antigua conexión entre peces Gonorynchiformes basales y los parásitos trematodos.