Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Estudian la biodiversidad en las emanaciones submarinas de gas metano en el golfo de Cádiz

Entre el 1 y 30 de junio, doce científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) se embarcarán a bordo del B/O Emma Bardán, un buque de la Secretaría General del Mar, para realizar una campaña de investigación marina. El objetivo de la expedición es conocer la diversidad de hábitats submarinos en el Golfo de Cádiz. Los científicos centrarán su atención en las zonas en las que se producen emanaciones de gas metano que pueden alcanzar la atmósfera.

El objetivo de la expedición es generar conocimiento científico que facilite la gestión sostenible de la biodiversidad de las aguas marinas españolas, basado en los criterios establecidos en la Red Natura 2000. En la imagen, el buque Emma Bardán. Foto. IEO.

La campaña oceanográfica forma parte de las actividades científicas programadas en el Proyecto INDEMARES / Chimeneas de Cádiz. Esta es una iniciativa que está impulsando con decisión el Instituto Español de Oceanografía y que forma parte del Proyecto LIFE promovido por la Comunidad Europea.

El propósito de este proyecto, coordinado por la Fundación Biodiversidad, es generar conocimiento científico que facilite la gestión sostenible de la biodiversidad de las aguas marinas españolas, basado en los criterios establecidos en la Red Natura 2000. El estudio científico evaluará la composición y el grado de conservación de los ecosistemas que ocupan lugares tan singulares como las estructuras relacionadas con emanaciones de gas metano (hábitat 1180).

El área elegida es la plataforma continental y el talud superior frente a las costas de las localidades gaditanas de Chipiona y Rota. Para ello se van a emplear sistemas de prospección marina de última generación que facilitarán el reconocimiento del fondo marino sin causar ningún tipo de impacto sobre sus ecosistemas.

Se van a investigar 415 km2 de la superficie del fondo marino, sobre el que se obtendrán varios millones de datos batimétricos y geomorfológicos de muy alta resolución. Es una información científica muy novedosa que no tiene precedente en este sector del margen continental gaditano.

Los científicos utilizarán un moderno sistema de fotografía submarina digital diseñado para operar a grandes profundidades. Las imágenes que obtengan les permitirá analizar algunos aspectos de la rica biodiversidad del Golfo de Cádiz, sin necesidad de alterar el equilibrio de los ecosistemas más vulnerables.

El estudio se complementa con algunos barridos lineales y muestreos puntuales, utilizando sistemas de muy bajo impacto, con el fin de obtener muestras de sedimento y rocas, así como de los organismos vivos asociados a cada tipo de substrato. Además, en fondos más blandos, se efectuarán muestreos mediante draga de cuchara y de caja, para poder caracterizar el sedimento y las comunidades biológicas que viven dentro de él. Todos los datos y muestras obtenidas se analizarán, posteriormente, en los laboratorios del IEO.

Fuente: IEO
Derechos: IEO
Artículos relacionados
Las pérdidas de carbono del suelo a la atmósfera pueden acelerar la crisis climática

Las regiones árticas y subárticas, las más afectadas por la subida de las temperaturas, tienen las mayores reservas de carbono terrestre. Estas zonas se están calentando a un ritmo aproximadamente dos veces superior a la media mundial.

El iceberg más grande del mundo, mayor que la isla de Mallorca, se desprende de la Antártida

Un gigantesco bloque de hielo con una superficie de 4.320 km2 se ha separado de la plataforma antártica de Ronne, en el mar de Weddell. El colosal iceberg, bautizado como A-76, ha sido detectado por satélites de la Agencia Espacial Europea.