Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Fumar aumenta de forma considerable el riesgo de complicaciones tras una cirugía

La OMS ha hecho público un nuevo informe que apunta el incremento de incidentes tras una intervención quirúrgica en las personas fumadoras, así como la reducción de las mismas al dejar de fumar, al menos, durante cuatro semanas antes de la cirugía.

Fumar –aunque sea solo un cigarrillo– disminuye la capacidad del organismo de aportar los nutrientes necesarios para la curación tras una cirugía. / Pixabay

Los fumadores corren un riesgo muy superior a los no fumadores de complicaciones posquirúrgicas, como disfunción cardíaca y pulmonar, infecciones y cicatrización lenta o deficiente.

Ahora bien, aquellos usuarios que dejaron de fumar aproximadamente cuatro semanas o más antes de una intervención quirúrgica poseen menos riesgos de complicaciones y presentan mejores resultados al cabo de seis meses.

Así concluye un nuevo estudio conjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Universidad de Newcastle (Australia) y la Federación Mundial de Sociedades de Anestesiólogos, que revela cómo los pacientes que dejaron el tabaco tienen menos probabilidades de complicaciones anestésicas en comparación con los fumadores habituales.

Cada semana sin fumar tras un primer mes sin tabaco mejora los resultados sanitarios en un 19 %, gracias a la mejora de la circulación sanguínea del organismo

El trabajo demuestra que cada semana sin fumar tras un primer mes sin tabaco mejora los resultados sanitarios en un 19 %, gracias a que se favorece la circulación sanguínea por todo el organismo hacia los órganos esenciales.

“En el informe se aportan datos que apuntan a la ventaja de posponer operaciones menores o que no son urgentes para dar a los pacientes la oportunidad de dejar de fumar, lo que da lugar a mejores resultados sanitarios”, señaló Vinayak Prasad, jefe de la Iniciativa Liberarse del Tabaco, de la OMS.

La institución sanitaria alienta a los países a incluir en sus sistemas de salud programas de abandono del tabaco y campañas de formación para dar a conocer el problema y ayudar a que las personas dejen de fumar.

Cómo influye el tabaco en una cirugía

La nicotina y el monóxido de carbono, ambos presentes en los cigarrillos, pueden disminuir los niveles de oxígeno e incrementar enormemente el riesgo de complicaciones cardíacas tras una intervención quirúrgica.

Además, fumar tabaco daña los pulmones y dificulta el flujo de una cantidad adecuada de aire, lo que eleva el riesgo de complicaciones posquirúrgicas en los pulmones. Es más, distorsiona el sistema inmunitario de los pacientes y puede retrasar la cicatrización, con el consiguiente mayor riesgo de infecciones en la herida.

En definitiva, fumar –aunque sea solo un cigarrillo– disminuye la capacidad del organismo de aportar los nutrientes necesarios para la curación tras una intervención quirúrgica.

“Las complicaciones posquirúrgicas constituyen una enorme carga para el personal sanitario y el paciente. Los médicos de atención primaria, cirujanos, personal de enfermería y familias desempeñan una importante función en el apoyo al paciente para que deje de fumar, especialmente antes de una operación”, señaló Shams Syed, coordinador del Departamento de Calidad de la Atención, en la OMS.

Más información:

Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT)

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los trasplantes se han reducido casi un 19 % en España por la pandemia

A pesar de las múltiples dificultades que ha causado el coronavirus y a un descenso del 22 % en las donaciones, en 2020 se lograron realizar 4.425 trasplantes de órganos, según la Organización Nacional de Trasplantes. Los 197 trasplantes que se efectuaron en niños supusieron un récord.

Anton Erkoreka, médico e historiador sobre enfermedades de la Universidad del País Vasco
“Hasta ahora se está repitiendo el patrón de la gripe española”
Enrique Sacristán

La pandemia actual ha hecho recordar a la mayor del siglo XX: la gripe que asoló el mundo entre 1918 y 1920. Sus consecuencias fueron acalladas por la censura y la propaganda político-militar en plena I Guerra Mundial, pero conocer lo que pasó nos puede ayudar ahora. Lo cuenta el director del Museo Vasco de Historia de la Medicina en su último libro.