Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hace casi 4.000 años ya existían trabajos especializados por sexos

Un estudio del desgaste dental de 106 individuos inhumados en el yacimiento de Castellón Alto (Granada) constata que solo ellas se ayudaban de la dentición anterior para la elaboración de hilos y cordajes.

Panorámica general del yacimiento de Castellón Alto. / Foto cedida por el grupo de investigación del GEPRAN de la Universidad de Granada

Entre el 2200 y el 1550 antes de nuestra era se desarrolló la cultura de El Argar en el sudeste de la península ibérica, una sociedad compleja en la cual hubo una diferenciación social en base a género y edad y una especialización en la realización de trabajos artesanales relacionados con la cerámica, la lítica, el textil y la metalurgia. Este saber se refuerza ahora con nuevas aportaciones que publica la revista Journal of Archaeological Science

En ella se da a conocer un estudio, encabezado por Marina Lozano, investigadora del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) y de la Universitat Rovira i Virgili (URV), que ha realizado en colaboración con científicos del Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada, entre los que se encuentra Ángel Rubio Salvador, autor también del artículo que recoge la nueva investigación.

 Las mujeres se ayudaban de los dientes, exactamente de su dentición anterior, para realizar tareas relacionadas con la elaboración de hilos y cordajes

Concretamente, el análisis del desgaste dental de 106 individuos inhumados en el yacimiento de Castellón Alto (Granada) constata que las mujeres se ayudaban de los dientes, exactamente de su dentición anterior, para realizar tareas relacionadas con la elaboración de hilos y cordajes, en la Edad del Bronce.
El desgaste observado con diferentes tipos de microscopía se corresponde con muescas, lascados en el esmalte y surcos oclusales e interproximales producidos por la manipulación de fibras de origen vegetal y animal. Dichos materiales están relacionados con la producción textil y de cestería de la cual hay evidencias en la cultura material de El Argar, pero hasta este momento no se había podido establecer una relación tan directa sobre qué individuos fueron esos artesanos.

Dentición del individuo 90 de Castellón Alto con evidencias de uso para masticatorio de la dentición. / Ángel Rubio Salvador

Dentición del individuo 90 de Castellón Alto con evidencias de uso para masticatorio de la dentición. / Ángel Rubio Salvador

Una doble especialización en el trabajo

Así pues, una de las conclusiones más importantes de este estudio en el que participa la Universidad de Granada es la evidencia de que ya a finales de la Edad del Bronce, es decir, hace casi 4000 años, habría una doble especialización en el trabajo, en el sentido de que solo un grupo reducido de personas se dedicaría a la artesanía relacionada con la confección de hilos, base de la manufactura textil y, además, lo llevan a cabo exclusivamente mujeres. 

Habría una doble especialización en el trabajo, en el sentido de que solo un grupo reducido de personas se dedicaría a la artesanía relacionada con la confección de hilos

De otro lado, el hecho de que se haya registrado este comportamiento en los restos de individuos de distintas edades, con un desgaste más pronunciado a medida que son más mayores, permite inferir que esa especialización empezaba en su adolescencia y proseguían durante toda su vida realizando esa tarea. 
Este estudio se enmarca en una de las líneas de investigación del IPHES que tiene por objetivo identificar el uso de los dientes como herramientas. Además, en este caso se han podido  obtener datos sobre la división del trabajo tanto por género como por edad y, en consecuencia, tener una mejor visión del estilo de vida y la organización social de la cultura de El Argar.

Surcos en la dentición de diferentes individuos femeninos del yacimiento de Castellón Alto, indicativos del trabajo con cuerdas e hilos (las flechas indican el desgaste dental). / Marina Lozano/IPHES

Surcos en la dentición de diferentes individuos femeninos del yacimiento de Castellón Alto, indicativos del trabajo con cuerdas e hilos (las flechas indican el desgaste dental). / Marina Lozano/IPHES

Referencia: 
Lozano, M. et al. “Argaric craftswomen: sex-based division of labor in the Bronze Age southeastern Iberia”. Journal of Archaeological Science

Fuente:
UGR - Universidad de Granada
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los perros que se pasean por la playa afectan mucho más a las aves que la presencia humana

Un investigador de la Universidad de Valencia ha estudiado cómo la presencia de personas y perros paseando en las playas afecta a la reproducción del chorlitejo patinegro. Esta ave huye de su lugar de anidación sobre todo cuando se acercan los canes, al considerarlos como depredadores. El científico destaca la necesidad de regular la entrada de mascotas a las playas para asegurar la conservación de estos pájaros.  

Alt de la imagen
Cerca de 850.000 virus desconocidos en la naturaleza podrían infectar a las personas

Prevenir pandemias a través de la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de covid-19, advierten desde la ONU tras la publicación del último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.