Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hallan indicios de actividades humanas de hace 1,4 millones de años

Arqueólogos de la Universidad de Granada han encontrado indicios de actividades humanas de hace 1,4 millones de años, como la talla de piedras o animales descuartizados, en el yacimiento de Barranco León, en Orce (Granada). Además, los investigadores han establecido una asociación espacial de industria lítica, bloques de caliza y restos de fauna localizados que ofrecerán nuevos datos sobre el yacimiento.

Los investigadores durante la última campaña de excavación en el yacimiento de Barranco León, en Orce (Granada). UGR

Un equipo, dirigido por el profesor de la Universidad de Granada Juan Manuel Jiménez, ha encontrado en los yacimientos de Orce, donde están los restos de ocupación humana más antiguos de Europa occidental, nuevas evidencias de actividad humana datadas hace 1,4 millones de años.

En concreto, los investigadores han encontrado restos relacionados con la talla de la piedra y con el descuartizamiento de los cadáveres y fracturación de los huesos de los animales que habitaron en los márgenes del gran lago que dominó y condicionó la vida en el norte de la provincia de Granada.

El número de registros generado durante esta campaña, que ha terminado esta semana, se acerca a los mil, “lo que nos permite realizar una aproximación cuantitativa a la riqueza arqueopaleontológica de este yacimiento”, explica Jiménez.

Además, los investigadores han podido establecer una asociación espacial de industria lítica, bloques de caliza y restos de fauna localizados en el sector SW del yacimiento, “lo que sin duda nos dará mucha información sobre este yacimiento”.

El equipo interdisciplinar que ha trabajado en la zona está formado por investigadores de la Universidad de Granada, el Instititut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social, la Universidad de Málaga y la Universitat Autònoma de Barcelona.

Reconstrucción en 3D

El equipo ha desarrollado los trabajos de campo en este emblemático yacimiento desde el pasado día 22 de agosto y hasta el 10 de septiembre. Éstos se han podido llevar a cabo gracias a un contrato concedido a la UGR por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Por otra parte, los científicos han tomado imágenes fotográficas con el fin de reconstruir tridimensionalmente la superficie excavada –con los materiales antes de ser extraídos- así como del entorno geográfico.

El equipo ha encontrado restos relacionados con la talla de la piedra y con el descuartizamiento de los cadáveres de animales

Tras finalizar la excavación, “ahora nos queda por delante la ardua tarea de laboratorio de determinar la funcionalidad de cada uno de los elementos exhumados, interpretar aspectos relacionados con el agente que acumuló dicha asociación e inferir aspectos sobre el comportamiento del rico y variado conjunto faunístico de la zona: mamuts, hipopótamos, rinocerontes, caballos, bóvidos, cérvidos, tigres dientes de sable, licaones, ancestros del lobo y, cómo no, humanos.

Por su parte, el lavado del sedimento permitirá, a través de los restos de las especies más pequeñas de la comunidad de vertebrados, desentrañar aspectos paleoclimáticos de enorme interés científico.

La labor formativa del equipo de investigación ha sido igualmente satisfactoria, siendo destacable la participación de alumnos de la UGR a quienes se han sumado estudiantes de las universidades de Sevilla, Málaga y Alcalá de Henares (Madrid).

Por último, sobresale la labor de difusión llevada a cabo durante el tiempo de campaña. Así, las tres jornadas de puertas abiertas llevaron hasta el yacimiento de Barranco León a más de un centenar de personas interesadas en conocer in situ los trabajos de campo y las historias que nos relatan los barrancos y la laderas de la cuenca de Guadix-Baza.

La zona arqueológica de la Cuenca de Orce, donde se localiza el yacimiento de Barranco León, fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 2012 y en ella se localizan una serie de yacimientos, de carácter arqueológico y paleontológico que, tanto por la cantidad como por la calidad de sus registros, son fundamentales para el conocimiento de las primeras ocupaciones humanas del continente europeo.

Fuente: UGRdivulga
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los humanos visitaron las pinturas paleolíticas de la cueva Ojo Guareña durante doce mil años

Desde hace 13.000 años hasta hace mil, varios grupos de humanos del Paleolítico a la Edad Media visitaron de forma reiterada y frecuente el arte rupestre de la Sala de las Pinturas de la cavidad de Ojo Guareña en Burgos. Así lo confirma un estudio que ha analizado y datado los pequeños fragmentos de carbón vegetal para hacer hogueras y pinturas en su interior. 

Alt de la imagen
Un conjunto arqueológico en Linares (Jaén)
Los colores de Roma resisten en los murales de la antigua ciudad de Cástulo

Investigadores de la Universidad de Jaén han analizado las pinturas que decoraban un edificio dedicado al emperador en la que fuera una de las principales ciudades romanas de la península ibérica. Los resultados revelan que su riqueza cromática y buen estado de conservación las convierte en un ejemplo paradigmático de la pintura mural romana en toda la cuenca mediterránea.