Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identificados los virus que provocan linfocistis en peces

La linfocistis es una enfermedad infecciosa de peces que provoca importantes pérdidas económicas en la acuicultura. Un estudio, en el que participa la Universidad Autónoma de Madrid, sugiere un origen poliviral de la enfermedad y ofrece la primera identificación de papilomavirus en peces.

Imagen de doradas (Sparus aurata). / Luis Miguel Bugallo Sánchez

Las piscifactorías de la Unión Europea producen cada año unas 109.000 toneladas de doradas, lo que representa un volumen de negocio de más de 500 millones de euros anuales. Una de las principales amenazas para el sector la constituyen las infecciones virales, entre las cuales una de las más extendidas es la linfocistis.

Esta enfermedad se caracteriza por la formación de tumoraciones en la piel como resultado de un aumento de hasta 100 veces del volumen de las células afectadas, y hasta ahora se pensaba que era ocasionada únicamente por la infección con el iridovirus.

Investigadores españoles han aplicado técnicas de ultrasecuenciación de ADN para estudiar la comunidad de virus asociada a la linfocistis, que afecta a al menos 150 especies de peces distintas. A través de estas técnicas, los científicos lograron ensamblar el genoma completo de una nueva especie de iridovirus, que resultó ser muy diferente a otros dos genomas del mismo género hasta ahora secuenciados.

Pero además de describir esta nueva especie de iridovirus, LCDV-Sa, el equipo logró identificar una gran cantidad de secuencias de los virus SaPV1 y SaPyV1, pertenecientes a las familias papillomavirus y polyomavirus, respectivamente. “Ensamblando estas secuencias hemos podido completar el genoma del primer papillomavirus detectado en peces, al igual que el genoma de uno de los primeros polyomavirus encontrados en estos animales”, detallan miembros del equipo.

Los científicos lograron ensamblar el genoma completo de una nueva especie de iridovirus, muy diferente a otros dos genomas del mismo género hasta ahora secuenciados

El hallazgo de este primer papilomavirus de peces, publicado en Journal of Virology, sugiere que el origen evolutivo de esta familia es mucho más antiguo de lo que se creía, remontándose a unos 500 millones de años. El papilomavirus SaPV1 presenta además una característica única dentro de la familia: “Su principal proteína de la cápsida se expresa gracias a un mecanismo de corte y empalme del ARN conocido como splicing”, explican los autores.

Origen poliviral

La prevalencia de estos tres virus en 22 doradas (Sparus aurata) del Mediterráneo demuestra que el iridovirus LCDV-Sa está presente tanto en animales enfermos como sanos, aunque en menor cantidad en estos últimos. Los otros dos virus identificados solo fueron detectados en animales enfermos, encontrándose siempre al menos uno de ellos junto con el virus LCDV-Sa, lo que sugiere que su presencia podría ser necesaria para la aparición de la enfermedad.

“Este trabajo propone la participación de virus de familias distintas en el desarrollo de una enfermedad y abre las puertas al desarrollo de nuevas estrategias de control de linfocistis, basadas en la utilización de vacunas frente a polyomavirus o papillomavirus de peces”, agregan los autores. Los resultados coinciden así con otros estudios previos que sugerían la participación de otros factores ambientales en el desarrollo de la enfermedad.

En el trabajo participan investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, el Centro de Investigación en Sanidad Animal del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria, el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y la Universidad de Málaga.

Imagen de una dorada (Sparus aurata) afectada por linfocistis (izquierda). Microfotografía electrónica de tejido afectado por linfocistis donde se aprecian paneles del iridovirus LCDV-Sa, cuyo genoma ha sido secuenciado en este trabajo (derecha). / UAM

Referencia bibliográfica:

López-Bueno A, Mavian C, Labella AM, Castro D, Borrego JJ, Alcami A, Alejo A. "Concurrence of Iridovirus, Polyomavirus, and a Unique Member of a New Group of Fish Papillomaviruses in Lymphocystis Disease-Affected Gilthead Sea Bream". J Virol. Doi: 10.1128/JVI.01369-16.

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Esta es la imagen completa del origen y composición de la basura de los océanos

Un nuevo estudio proporciona el primer diagnóstico global del origen y composición de la basura vertida en el océano. La colaboración entre instituciones y ONGs de 10 países ha permitido identificar los productos con mayor presencia en los grandes ecosistemas acuáticos. El plástico supone el 80 % de los objetos encontrados.

Hallan en Teruel una columna vertebral de más de cinco metros de un enorme dinosaurio

Paleontólogos españoles han extraído en Camarillas, en Teruel, una serie con 15 vértebras articuladas del cuello y de la espalda de un saurópodo, posiblemente nuevo para la ciencia y de unos 25 metros de longitud. Es la primera vez que se excava en España una serie vertebral cérvico-dorsal tan completa de un dinosaurio gigante.