Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican un mecanismo por el cual las células interactúan con su matriz

Las células de un organismo no solo interactúan entre sí, sino también con la matriz extracelular que las rodea. Los científicos están descubriendo un papel mucho más importante para esta estructura secretada por las propias células, tanto en el funcionamiento normal del organismo como en el desarrollo de numerosas patologías. Un trabajo reciente de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica Barcelona y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha hallado un mecanismo de interacción entre las células de un organismo y su matriz extracelular.

Imagen del tubo traqueal larvario principal, en blanco la matriz extracelular de quitina y en rojo las uniones célula-célula / IRB Barcelona

Un nuevo trabajo publicado en eLife, liderado por Jordi Casanova y Sofía J. Araújo, ambos investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y del Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB-CSIC), describe un mecanismo de comunicación entre células que permite organizar esta matriz extracelular, y cómo esta estructura afecta a las células por un proceso de retroalimentación o feedback.

El equipo de investigadores utiliza Drosophila melanogaster (la mosca del vinagre) para hacer estos estudios, un sistema particularmente útil en la investigación biomédica. En particular, su trabajo se ha centrado en el sistema traqueal, unos tubos con una función análoga al aparato respiratorio humano. Este sistema tiene una matriz extracelular que recubre las tráqueas por dentro, formando una estructura comparable a la de un tubo de aspirador.

Hasta ahora, se creía que esta matriz solo tenía una función estructural para evitar el colapso del tubo, pero el equipo de científicos ha demostrado que tiene también una función reguladora sobre las células que lo forman.

Un mecanismo esquivo

"El contexto biológico donde se encuentran las células no solo modifica su conducta, sino también su estructura interior", comenta Casanova

Ya en 1929, el biólogo canadiense W. R. Thompson publicó un trabajo donde describió el sistema traqueal y esta estructura. Y aunque podía describirla, no pudo explicar cómo se producía su formación. Ahora el nuevo trabajo aporta una explicación para este enigma de hace más de 80 años.

"El contexto biológico donde se encuentran las células no solo modifica su conducta, sino también su estructura interior", comenta Casanova. "Cuando modificamos sólo la matriz extracelular, el citoesqueleto de la célula se ve igualmente alterado".

"Es un doble mecanismo", añade Sofía Araújo. "Primero los filamentos de actina, un componente muy importante del esqueleto celular, hacen de molde para que se deposite la quitina de la matriz. Después la propia matriz estabiliza el citoesqueleto de la célula manteniendo a la actina en su sitio". Los científicos proponen a Src42A como uno de los actores principales de este sistema, una proteína de la familia de las cinasas que regula la estructura de los filamentos de actina.

Casanova cree que el trabajo explica uno de los muchos mecanismos que permite la comunicación entre la matriz extracelular y las células. "Cómo las células se comunican está muy conservado evolutivamente: seguro que se descubrirá este proceso en otros organismos. En nuestro laboratorio queremos averiguar cómo esta comunicación permite a las células coordinarse para formar tejidos ".

La interacción entre la célula y su matriz extracelular también es muy importante en procesos inflamatorios o cancerosos. "Las células tumorales a menudo se aprovechan de fenómenos existentes, como el que hemos descrito, para hacer fechorías. Desentrañar estos mecanismos nos puede ofrecer herramientas nuevas para entender procesos patológicos", concluye Casanova.

Referencia bibliogáfica:

Arzu Öztürk-Çolak, Bernard Moussian, Sofia J. Araújo and Jordi Casanova "A feedback mechanism converts individual cell features into a supracellular ECM structure in Drosophila trachea" eLife (2016): doi: 10.7554/eLife.09373.001

Fuente: IRB Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un buque del IEO viaja a La Palma para estudiar el impacto de la llegada de la lava al mar
EFE

A bordo del barco oceanográfico, cuya llegada a la isla está prevista para este sábado, viajan algunos de los mayores especialistas en geología marina de España. Entre otras labores, los investigadores harán un estudio de la profundidad marina con alta resolución. También llevarán a cabo análisis fisicoquímicos y biológicos del agua, en caso de que la colada de lava llegue finalmente al mar.

La desaparición del hielo en el Ártico amenaza las poblaciones de aves marinas

Una investigación relaciona el declive en las poblaciones de estos pájaros durante las últimas décadas con el retroceso del hielo marino. El trabajo aporta una de las pocas evidencias empíricas sobre cómo el deshielo repercute en la dinámica poblacional de los grandes depredadores del Ártico.