Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Publicado en Nature Biotechnology

Investigadores andaluces participan en la primera secuenciación del genoma del garbanzo

La investigación, que servirá para mejorar la producción de una leguminosa fundamental en la alimentación de países amenazados por el hambre, es obra de un equipo internacional liderado por el International Crops Research Institute for the Semi-Arid Tropic (ICRISAT), la Universidad de Davis y el BGI (Beijing Genomics Institute de China) y constituido por 49 científicos de 23 organizaciones, entre los que se encuentran investigadores del Grupo de mejora de garbanzo del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3, formado por miembros del Departamento de Genética de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes (ETSIAM) de la Universidad de Córdoba y del Instituto de Investigación y Formación Agraria de la Junta de Andalucía (IFAPA).

La revista Nature Biotechnology, la más prestigiosa en el área de biotecnología, publicó en su web el pasado domingo la secuencia completa del genoma del garbanzo en la variedad CDC Frontier, lo que supone un gran avance para la mejora de esta leguminosa –la segunda más cultivada por detrás de la soja- y especialmente para las economías de los pequeños agricultores que se ocupan de su cultivo en países asiáticos y africanos amenazados por el hambre.

Los autores de este estudio son miembros de un Consorcio Internacional, liderado por el International Crops Research Institute for the Semi-Arid Tropic (ICRISAT), la Universidad de Davis y el BGI (Beijing Genomics Institute de China) y constituido por 49 científicos de 23 organizaciones, entre los que se encuentran investigadores del Grupo de mejora de garbanzo del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3, formado por miembros del Departamento de Genética de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes (ETSIAM) de la Universidad de Córdoba, por Teresa Millán y Juan Gil, y Josefa Rubio del Instituto de Investigación y Formación Agraria de la Junta de Andalucía (IFAPA).

En este estudio se ha estimado que el genoma del garbanzo contiene 28.269 genes y se facilita información sobre su estructura y función. Además se presentan los resultados de la re-secuenciación de genotipos silvestres y 90 líneas cultivadas entre las que se encuentra ‘Blanco Lechoso’, garbanzo muy consumido en el mercado español. La secuenciación del genoma completo de este cultivo supone disponer de una herramienta esencial para los programas de mejora que permitirá obtener variedades más competitivas con mayores producciones, resistentes a enfermedades, tolerantes a sequía y que presenten nuevas características de calidad que requiera el mercado.

Para ver el trabajo completo consulte la web
http://www.nature.com/nbt/journal/vaop/ncurrent/full/nbt.2491.html

Fuente: Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Alt de la imagen
Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.