Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Un experto del laboratorio de Sincrotrón ESRF de Grenoble explica cómo recuperar el paladio

Investigan el reciclaje de metales muy contaminantes del catalizador de los tubos de escape de los coches

Una nueva técnica permitirá en un futuro próximo reciclar metales muy contaminantes que se acumulan en el catalizador de los tubos de escape de los coches. En concreto, se trata del paladio, un elemento caro y contaminante, que forma parte de los catalizadores, con los que se reduce la emisión de gases de los vehículos a la atmósfera. Andrei Rogalev, un destacado experto del laboratorio europeo de Radiación de Sincrotrón en Grenoble (Francia), ha presentado en Zaragoza una técnica para recuperar este metal procedente de los catalizadores, una vez que éstos se agotan por efecto de la propia contaminación. De este modo, además de lograr su reciclaje se evitan los efectos de su degradación, con un alto potencial contaminador.

Andrei Rogalev, junto al científico aragonés, Juan Bartolomé, en la Facultad de Ciencias.

Andrei Rogalev, de nacionalidad ruso-francesa, ha participado en los seminarios sobre Física de la Materia Condensada, donde ha explicado una nueva técnica por la que se logra recuperar el paladio de los catalizadores mediante bacterias. “Los tubos de escape se introducen en una disolución con este tipo de bacterias, que se acaban comiendo el paladio (Pd). Las partículas de paladio quedan adheridas a la superficie de la bacteria, que tras su eliminación permite recuperar al Pd”, explicó el experto formado en la Universidad Estatal de Moscú, y especializado en Sincrotrón en Novossibirsk, el Instituto de Física Nuclear de Siberia. Desde 1993 Rogalev trabaja en la instalación europea de Radiación de Sincrotrón en Grenoble (ESRF) (Francia), donde es responsable de la línea de Rayos X duros, dedicada a Espectroscopía de Rayos X Polarizados.

El sincrotrón es una tecnología que genera un haz de luz muy pura, capaz de penetrar en la materia, lo que la convierte en una herramienta muy útil para el análisis de moléculas. La luz de sincrotrón es muy valiosa para la investigación básica en diversos campos científicos. “El objetivo de la investigación mediante sincrotrón es comprender mejor las propiedades de la materia a nivel nanoscópico, de tal manera, que de ahí puedan surgir nuevas aplicaciones futuras”, ha destacado el profesor Rogalev, acompañado de Juan Bartolomé, profesor de investigación del CSIC.

De hecho la instalación europea es un anillo de almacenamiento de protones que producen radiación de sincrotrón. La instalación tiene un kilómetro de perímetro, de donde surgen haces de sincrotrón que permiten realizar cientos de experimentos a distintos grupos de experimentación. El Sincrotrón Europeo acoge diferentes líneas de investigación de Materiales, Física, Química y Biología. Algunas de ellas han sido trasladadas a una aplicación concreta, por ejemplo, modificando las propiedades de los materiales que se utilizan en las bases de los maquillajes o en productos de peluquería, como determinados tintes de pelo, a partir de nanopartículas.

El profesor Andrei Rogalev es también responsable de una técnica denominada Dicroísmo magnético circular de rayos X, que también es utilizada por otros grupos de investigación, como por IMANA, un subgrupo del Instituto de Ciencias de Materiales de Aragón (ICMA), que coordina el profesor Juan Bartolomé, y en el que colaboran con esta técnica los investigadores Fernando Bartolomé y Luis Miguel García Vinuesa. “Nosotros estamos trabajando en el control de las propiedades magnéticas de nanopartículas de cobalto, para una reducción del tamaño en memorias magnéticas”, ha destacado el científico aragonés.

Rogalev ha participado dentro los Seminarios sobre Física de la Materia Condensada, organizados por Luis Morellón y Agustín Camón, que buscan ofrecer a los investigadores aragoneses una visión multidisciplinar, con la posibilidad de conocer de la mano de sus autores las aplicaciones en otros ámbitos que se derivan del estudio de la Física de la Materia Condensada. El campo de investigación en Física de la Materia Condensada es cada vez más creciente y sus logros no sólo adquieren valor científico, sino que también benefician directamente al desarrollo tecnológico de la sociedad actual y a la calidad de vida del ser humano. Existen numerosos ejemplos de ello, quizás el más destacado sea el desarrollo de la electrónica, impulsada por el avance de la física de semiconductores.

La Física de Materia Condensada establece las relaciones entre las propiedades macroscópicas de un material y el comportamiento de sus constituyentes a nivel microscópico o atómico. La sociedad actual tiene un gran interés en conocer propiedades de la materia bajo condiciones externas especiales, como baja temperatura, alta presión o alto vacío, presencia de campos eléctricos y magnéticos, radiación, con el fin de aplicar después estos hallazgos a la vida diaria.

Fuente: Universidad de Zaragoza
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados