Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Investigan si la administración de cobalto altera el perfil de ácidos grasos de la leche de oveja

Investigadores del Instituto de Ganadería de Montaña de León y del MTT Agrifood Research de Finlandia han analizado los efectos de la administración oral de acetato de cobalto en la ingesta de las ovejas, la función del rumen, la producción de leche y el perfil de ácidos de esta leche. Se trata de una investigación básica cuyo fin es profundizar en el conocimiento de la dieta de las ovejas y como ésta puede influir en la producción de leche, mejorando el perfil de ácidos grasos beneficiosos para la salud del consumidor.

Ovejas de la raza Assaf. / Foto cedida a DiCYT por Gonzalo Hervás.

Un trabajo liderado por el Instituto de Ganadería de Montaña de León (IGM), a partir de un trabajo previo llevado a cabo por el científico finlandés Kevin Shingfield, ha estudiado los efectos de la administración oral de acetato de cobalto en ovejas.

Según explica a DiCYT Gonzalo Hervás, uno de los investigadores del IGM que ha participado en la iniciativa: “Este investigador trabaja básicamente en ganado vacuno y observó de forma casual el efecto del cobalto sobre una determinada enzima que regula la saturación de los ácidos grasos en la glándula mamaria”.

Shingfield realizó un estudio posterior en vacuno lechero para determinar este efecto, y comprobó que el cobalto modifica la composición grasa de la leche en el ganado mediante la inhibición de la coenzima-estearol A desaturasa (SCD).

Sin embargo, se desconocía si otras especies de rumiantes se veían afectadas por este compuesto. “La mayoría de estudios de este tipo se realizan en vacuno y el Instituto de Ganadería de Montaña (IGM), en colaboración con Kevin Shingfield, ha analizado los efectos del cobalto en ovejas lecheras”, señala.

Los resultados sugieren que los efectos del acetato de cobalto difieren entre ganado ovino y vacuno

En el estudio se incluyeron 20 ovejas lactantes de la raza Assaf distribuidas en cuatro grupos: un grupo control y tres grupos a los que se administraba una dosis creciente de acetato de cobalto (3, 6 y 9 miligramos por kilogramo de peso corporal y por día), en tres dosis iguales cada ocho horas.

Tras un periodo de adaptación del ganado de 15 días, una etapa de tratamiento de 6 días y un post-tratamiento de 10 días, los científicos analizaron la inhibición de la coenzima-estearol A desaturasa y el efecto sobre el perfil de ácidos grasos de la leche.

Los resultados sugieren que los efectos del acetato de cobalto difieren entre ganado ovino y vacuno. “Observamos que el cobalto es más tóxico en ganado ovino y hay que tener prudencia con las dosis, y comprobamos que efectivamente también es capaz de inhibir la coenzima-estearol A desaturasa en ovejas”, asegura Hervás.

Los investigadores continúan profundizando en esta línea de investigación en el ámbito de la nutrigenómica. “Paralelamente a este trabajo realizamos otro experimento para comprobar el efecto del cobalto sobre los genes que regulan la actividad de síntesis de ácidos grasos en la glándula mamaria, trabajo en el que estamos inmersos actualmente”, apunta.

Referencia bibliográfica

Frutos, P., Toral, P. G., Ramos-Morales, E., Shingfield, K. J., Belenguer, A., y Hervás, G. (2013). Oral administration of cobalt acetate alters milk fatty acid composition, consistent with an inhibition of stearoyl-coenzyme A desaturase in lactating ewes. Journal of dairy science.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.