Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La OMS confirma que el coronavirus no viaja libremente por el aire, sino en gotas

El virus que provoca la COVID-19 se transmite a través de las gotitas respiratorias que expulsa una persona infectada al toser o estornudar a menos de un metro, pero no por las partículas suspendidas en el aire, salvo en casos muy específicos durante los tratamientos hospitalarios. Así lo recoge un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud.

Partículas del virus SARS-CoV-2 vistas con el microscopio electrónico de transmisión. / NIAID

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho público el informe Modos de transmisión del virus que causa la COVID-19, donde aclara cómo se transmite y cómo no este patógeno a través del aire y otros medios.

El estudio comienza explicando que las infecciones respiratorias se pueden transmitir a través de gotas de diferentes tamaños: cuando son de un tamaño superior a 5 - 10 micras de diámetro se denominan gotitas respiratorias, y cuando son más pequeñas de 5 µm se llaman núcleos de gotas.

Según las evidencias actuales, el coronavirus se transfiere entre personas a través de las gotitas respiratorias y por vías de contacto, como una superficie. En un análisis de 75.465 casos de COVID-19 realizado en China no se encontró transmisión por el aire.

La transmisión por gotitas ocurre cuando una persona está a menos de un metro de otra que tiene síntomas respiratorios y tose o estornuda

La transmisión de gotitas ocurre cuando una persona está próxima, a menos de un metro, a alguien que tiene síntomas respiratorios (por ejemplo, tos o estornudos). Por tanto, está en riesgo de tener sus mucosas (boca y nariz) o conjuntiva del ojo expuesta a las gotitas respiratorias potencialmente infecciosas.

La transmisión también puede ocurrir a través de fomites (objetos contaminados con el patógeno) en el entorno inmediato alrededor de la persona infectada. Es decir, la transmisión del virus de la COVID-19 puede ocurrir por contacto directo con la persona infectada o indirecto a través de las superficies próximas a ella y los objetos que ha utilizado, como un termómetro o un estetoscopio.

En un análisis de 75.465 casos de COVID-19 realizado en China no se encontró transmisión por el aire

La transferencia aérea es diferente de esa transmisión de gotas, ya que se refiere a la presencia de patógenos dentro del núcleo de las gotas (menores de 5 µm) y que pueden permanecer en el aire durante largos períodos de tiempo y ser transmitidos a distancias mayores de un metro.

Esa transmisión aérea puede ser posible en circunstancias y entornos muy específicos donde se trabaja con procedimientos o tratamientos de soporte donde se generan aerosoles; es decir, intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, girando al paciente a la posición prono, desconectarlo del ventilador, ventilación no invasiva de presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.

Sin evidencias de transmisión fecal-oral

Según el informa de la OMS, existe alguna evidencia de que la infección por COVID-19 puede provocar infección intestinal y estar presente en las heces. Sin embargo, hasta la fecha solo un estudio ha cultivado el coronavirus de una sola muestra de heces. No hay informes de transmisión fecal-oral del virus COVID-19 hasta la fecha.

Por otra parte, algunas publicaciones científicas han proporcionado pruebas iniciales sobre la detección del virus en el aire, pero estos hallazgos preliminares hay que interpretarlos con mucho cuidado, según la OMS.

La OMS advierte que el reciente estudio sobre persistencia del virus en distintas superficies es un experimento en el laboratorio que no refleja las condiciones normales de la tos humana

Una publicación reciente en el New England Journal of Medicine ha evaluado la persistencia del virus de la COVID-19 en distintas superficies. En ese estudio experimental, sus autores generaron aerosoles usando un nebulizador de tres chorros y un ‘tambor’ en condiciones controladas de laboratorio.

Pero esta es una máquina de alta potencia que no refleja las condiciones normales de la tos humana, dice la OMS. Además, aunque ese estudio señalaba la aparición del coronavirus en partículas de aerosol durante un máximo de tres horas, no refleja un entorno clínico donde se producen aerosoles.

Hay informes de entornos en los que se han admitido pacientes con COVID-19 sintomáticos y en los que, por ejemplo, no se detectó ARN de COVID-19 en muestras de aire. La OMS conoce otros estudios que han evaluado la presencia de ese ARN vírico en muestras de aire, pero aún no se han publicado en revistas revisadas por pares.

También es importante tener en cuenta que la detección de ARN en muestras ambientales basadas en ensayos con PCR no significa que los virus sean viables y que se puedan transmitir.

Se necesitan más estudios para determinar si es posible detectar el coronavirus en muestras de aire de habitaciones de pacientes donde no hay procedimientos o tratamientos de apoyo que generen los aerosoles.

Precaución especial en los hospitales

Sobre las evidencias disponibles, incluidas las publicaciones recientes, la OMS continúa recomendando tener precaución con las gotas y el contacto a aquellas personas que atienden a pacientes con COVID-19, especialmente cuando se realicen tratamientos de soporte y donde se producen aerosoles.

Los profesionales sanitarios tienen que tener especial cuidado con las gotas y el contacto cuando atienden a pacientes con COVID-19, sobre todo durante los procedimientos y tratamientos de soporte donde se generen aerosoles

Estas recomendaciones son consistentes con otras directrices nacionales e internacionales, incluidas las desarrolladas por la Sociedad Europea de Medicina de Cuidados Intensivos y la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos, y las que se utilizan actualmente en Australia, Canadá y Reino Unido.

Al mismo tiempo, otros países y organizaciones, incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, recomiendan precauciones en cualquier situación que implique la atención de pacientes con COVID-19.

Las recomendaciones actuales de la OMS enfatizan la importancia para los trabajadores de la salud del uso apropiado de todos los equipos de protección personal como mascarillas, gafas, guantes y batas, que requieren un comportamiento correcto y riguroso, particularmente en los procedimientos de retirada y prácticas de higiene de manos.

Insistir en el lavado de manos

La OMS también aconseja la capacitación del personal sobre estas recomendaciones, así como la disponibilidad de los equipos, suministros e instalaciones adecuadas.

Finalmente, este organismo insiste sobre la importancia extrema para la población general de lavarse frecuentemente las manos, la etiqueta respiratoria (toser en el codo, no tocarse ojos, nariz ni boca), la limpieza y desinfección del entorno, así como  mantener las distancias físicas (mínimo un metro) y evitar el acercamiento sin protección a personas con fiebre o síntomas respiratorios.

En paralelo a este estudio, la OMS ha publicado un tuit donde insiste en esas recomendaciones y en que el coronavirus no se transmite libremente por el aire, sino a través de las gotas que generan las personas infectadas cuando tosen, estornudan o hablan. Estas gotas son demasiado pesadas para quedar suspendidas en el aire: caen rápidamente al suelo o las superficies.

Fuente:
OMS
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Pasear por espacios azules como playas o lagos se asocia con mejoras en la salud mental

Un nuevo estudio identifica los beneficios que aporta al estado de ánimo y al bienestar personal dar caminatas breves y frecuentes por lugares con agua. Para los autores, identificar estos elementos es clave para el desarrollo de ciudades más habitables, sostenibles y saludables.

Alt de la imagen
Diego Ramiro, demógrafo en el CSIC
“No existe un censo de residentes en centros de mayores y esto será importante si hay otra ola”
Adeline Marcos

La COVID-19 se ensaña sobre todo con las personas más frágiles, como los habitantes de las residencias, donde se han concentrado todos los factores de riesgo. El director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC afirma que sería necesario un registro informatizado de sus usuarios ante un posible rebrote.