Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La ONU pone en marcha un tratado internacional sobre el mercurio

Más de 140 países reunidos en Ginebra han aprobado una nueva normativa internacional jurídicamente vinculante que regulará la contaminación por mercurio, un metal muy tóxico y dañino para la salud. El nuevo tratado, denominado Convención de Minamata, establece normas obligatorias y voluntarias destinadas a controlar la contaminación por mercurio.

El mercurio es un metal extremadamente volátil que puede ser transportado a grandes distancias una vez se ha emitido a la atmósfera. Imagen: p.Gordon

Una nueva normativa internacional, conocida como Convención de Minamata –en recuerdo a la ciudad japonesa que fue el centro de un brote de envenenamiento por metilmercurio en la década de los años 50 y que provocó la muerte de 900 personas–, ha sido aprobada el pasado sábado en Ginebra con el fin de regular el comercio y el suministro de mercurio, así como el uso del metal en productos y procesos industriales.

Debe ser ratificada por los diferentes Estados, por lo que podría tardar entre tres y cinco años en entrar en vigor, según informó a la agencia Reuters el portavoz del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) Nick Nuttall.

Representantes del Grupo de Trabajo Mercurio Cero, entre los que se encuentran Ecologistas en Acción, han manifestado su satisfacción con el acuerdo, aunque se muestran precavidos ante las limitaciones del convenio.

"La adopción de un acuerdo jurídico mundial sobre el mercurio es un gran logro", declara Michael T. Bender del Grupo de Trabajo Mercurio Cero. "Sin embargo –añade– el instrumento se ve obstaculizada por los débiles controles sobre las emisiones de mercurio de las fuentes más importantes, como las centrales eléctricas de carbón".

Entre las disposicones: reducir el comercio, prohibir la minería primaria de mercurio, y eliminar este tóxico en la mayoría de los productos que lo contienen

Entre las disposiciones que incluye el texto están reducir el comercio, prohibir la minería primaria de mercurio, y eliminar este tóxico en la mayoría de los productos que lo contienen, como termómetros, aparatos de medición y baterías.

El tratado también trata el tema de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala (ASGM por sus siglas en inglés), que es la mayor fuente de emisiones actualmente en el mundo.

Antes de la reunión de cinco días, el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (PNUMA) publicó un informe advirtiendo que los países en desarrollo se enfrentan a los riesgos ambientales de una mayor exposición al mercurio

El mercurio es un metal extremadamente volátil que puede ser transportado a grandes distancias una vez se ha emitido a la atmósfera. Este metal se transforma en metilmercurio, una potente neurotoxina, que se acumula en los peces y en los animales y los humanos que los consumen.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las pérdidas de carbono del suelo a la atmósfera pueden acelerar la crisis climática

Las regiones árticas y subárticas, las más afectadas por la subida de las temperaturas, tienen las mayores reservas de carbono terrestre. Estas zonas se están calentando a un ritmo aproximadamente dos veces superior a la media mundial.

El iceberg más grande del mundo, mayor que la isla de Mallorca, se desprende de la Antártida

Un gigantesco bloque de hielo con una superficie de 4.320 km2 se ha separado de la plataforma antártica de Ronne, en el mar de Weddell. El colosal iceberg, bautizado como A-76, ha sido detectado por satélites de la Agencia Espacial Europea.