Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La Universidad de Barcelona conecta en directo con la península Antártica

La Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona conectará por videoconferencia el próximo lunes, 20 de febrero, a las 11 horas, con la base antártica Gabriel de Castilla, situada en la isla Decepción, en el archipiélago de las Shetland del Sur (península Antártica), para hacer balance de la campaña científica Actiquim-II. La videoconferencia, que está abierta a toda persona interesada en el mundo de la investigación antártica, tendrá lugar en el Aula Magna de la Facultad de Biología.

El continente antártico es un excelente laboratorio natural para la investigación científica.

Está previsto que durante la videoconferencia participe el comandante en jefe de la base antártica, Antonio Casals Abraham; la profesora Conxita Àvila y sus colaboradores Jennifer Vázquez, Blanca Figuerola, Carlos Angulo, Juan Moles y Laura Núñez-Pons. También intervendrán F. Javier Cristobo (Centro Oceanográfico de Gijón, IEO) y Alfonso Ontiveros (Universidad de Jaén).

En la Facultad de Biología, participarán Joaquim Gutiérrez, decano de la Facultad; Manuel Ballesteros, profesor del Departamento de Biología Animal y miembro del proyecto Actiquim, y Jaume Calvet, catedrático del Departamento de Geodinámica y Geofísica y miembro de expediciones científicas en la península Antártica.

Del mar de Weddell a la isla Decepción: en búsqueda de nuevos fármacos de origen marino

Actiquim-II es una campaña científica que estudia el papel de los productos naturales de origen marino en los ecosistemas marinos de la Antártida y valora su potencial farmacológico. La finalidad de la campaña, que empezó en diciembre y acabará este febrero, es estudiar moléculas químicas presentes en los invertebrados marinos y analizar si estos productos naturales podrían tener aplicaciones farmacológicas para desarrollar nuevos fármacos de origen marino.

Desde 1998, el trabajo del equipo científico se ha llevado a cabo en distintas campañas: en el mar de Weddell, a bordo del barco oceanográfico Polarstern,y en la isla Decepción, con la base española antártica Gabriel de Castilla como centro de operaciones.

Desde la base, el equipo desarrolla una amplia labor científica, que incluye tanto los protocolos experimentales en el laboratorio como el muestreo de los fondos marinos, mediante inmersiones con escafandra autónoma en las inhóspitas aguas polares para estudiar los ecosistemas marinos en busca de nuevos productos bioactivos de interés farmacológico.

En el proyecto Actiquim, financiado por el antiguo Ministerio de Ciencia e Innovación, también participan otros expertos de la Facultad de Biología, la Facultad de Farmacia (coordinados por las profesoras Amèlia Gómez y M. Antonia Ribera), el Parque Científico de Barcelona, ​​el Instituto Español de Oceanografía de Gijón, la Universidad de Bonn (Alemania), la Universidad de Alaska (Estados Unidos) y el Consejo Nacional de la Investigación Científica de Nápoles (Italia).

Fuente: UNIVERSIDAD DE BARCELONA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.

Alt de la imagen
La edad y el sexo influyen en los patrones migratorios del colibrí rufo

Esta pequeña ave, protagonista del #Cienciaalobestia, recorre cada año 80 millones de veces su propio cuerpo para atravesar América del Norte. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto diferencias para cubrir esta ruta entre machos y hembras, y adultos y juveniles de esta especie, cuyos ejemplares sufren cada año un declive del 2 %.