Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La cocina de gas puede aumentar los síntomas del asma

Utilizar la cocina de gas contribuye al aumento de la reactividad bronquial, una característica del asma relacionada con la contracción de las vías respiratorias pequeñas. Así lo indica un nuevo estudio, publicado en la revista Thorax por investigadores del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental de Barcelona.

La cocina de gas es una fuente importante de dióxido de nitrógeno dentro de los hogares. / CREAL

Una investigación liderada por científicos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona revela que la cocina de gas puede aumentar la reactividad bronquial, una característica del asma relacionada con la contracción de las vías respiratorias pequeñas.

Según los autores, utilizar la cocina de gas afecta a las personas con genotipo GSTM1 nulo y esto puede reflejar los efectos oxidantes de la exposición al dióxido de nitrógeno en los bronquios.

Utilizar la cocina de gas afecta a las personas con genotipo GSTM1 nulo y esto puede reflejar los efectos oxidantes de la exposición al dióxido de nitrógeno en los bronquios

"Dado que el aumento en la reactividad bronquial es un rasgo característico del asma, estos resultados ayudan a entender por qué algunas personas pueden presentar síntomas relacionados con el asma cuando se cocina con gas, mientras que otros no lo hacen", explica Manolis Kogevinas, codirector del CREAL.

Este estudio incluyó datos de los sujetos que participan en el ECRHS, un estudio internacional multicéntrico de cohortes diseñado para identificar factores de riesgo para el asma. En total, alrededor de 5.000 personas procedentes de 19 centros de 14 países fueron incluidos en este estudio.

Un efecto poco estudiado

La cocina de gas es una fuente importante de dióxido de nitrógeno dentro de los hogares y, en menor medida, de partículas finas. Hasta ahora, el uso de gas para cocinar no ha sido relacionado directamente con síntomas respiratorios, como sibilancias o exacerbaciones del asma.

Tampoco se ha asociado con una función pulmonar reducida por obstrucción de las vías respiratorias. Solo unos pocos estudios habían examinado hasta la fecha de hoy las asociaciones con la reactividad bronquial.

Referencia bibliográfica:

Amaral AF, Ramasamy A, Castro-Giner F, Minelli C, Accordini S, Sorheim IC, Pin I, Kogevinas M, Jogi R, Balding DJ, Norbäck D, Verlato G, Olivieri M, Probst-Hensch N, Janson C, Zock JP, Heinrich J, Jarvis D. Interaction between gas cooking and GSTM1 null genotype in bronchial responsiveness: results from the European Community Respiratory Health Survey. Thorax 2014: (in press)

Fuente: CREAL
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Qué aconseja la EMA a las personas vacunadas con AstraZeneca

Aunque los casos de trombosis se consideran muy poco frecuentes, la Agencia Europea del Medicamento ha advertido a los pacientes inmunizados con el suero de Oxford/AstraZeneca que vigilen su estado de salud durante las dos semanas posteriores a la inoculación para poder identificar los raros, pero posibles síntomas.

Las vacunas de Pfizer y Moderna son efectivas para prevenir contagios, según los CDC

Un estudio con casi 4.000 participantes elaborado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU revela que las vacunas de Pfizer y Moderna son efectivas para reducir los contagios hasta en un 90 %, si se aplican las dos dosis recomendadas. En una única dosis la protección es del 80 %.