Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La marcación de semillas prueba el efecto de las aves en la regeneración de los bosques cantábricos

Un estudio del departamento de la Universidad de Oviedo, en colaboración con científicos de Pennsylvania State University y el CONICET de Argentina, ha rastreado decenas de miles de semillas de acebos y espinos albares transportadas por los pájaros largas distancias.

Un mirlo coge el fruto de un acebo en su pico. FOTO: Luis Ojembarrena

Los pájaros son un factor decisivo en la regeneración biológica de los bosques al actuar como vehículo de transporte de semillas de árboles a largas distancias.

Esta es una de las conclusiones que han alcanzado investigadores de la Universidad de Oviedo en un estudio, llevado a cabo en colaboración con expertos de la Penn State University (EEUU) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), para el que han aplicado, por primera vez a gran escala, una técnica de marcación de semillas.

Los investigadores Daniel García y Daniel Martínez, del Departamento de Biología de Organismos y Sistemas y la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad de la Universidad de Oviedo, han realizado un complejo trabajo de campo que ha permitido demostrar que las aves son agentes clave para la expansión potencial del bosque al transportar semillas a largas distancias.

Durante seis meses, los investigadores fueron recolectando decenas de miles de semillas

La revista Ecology ha publicado recientemente en su portada el artículo que recoge los resultados del estudio desarrollado por los científicos de las tres instituciones.

Daniel García destaca que el trabajo puede convertirse “en una referencia obligada sobre el tema, porque aportamos pruebas empíricas de procesos naturales que, aunque lógicamente presumibles, nadie había demostrado antes”.

El investigador subraya la complejidad técnica del trabajo de campo realizado y apunta que “todo el proyecto ha sido un ejemplo magnífico de cómo la complementariedad entre investigadores de distintos países redunda en la calidad del producto científico”.

El trabajo de rastreo de movimientos de las semillas ha requerido la aplicación de una técnica novedosa, la marcación con nitrógeno pesado. Los investigadores marcaron miles de flores y frutos incipientes en acebos y espinos albares ubicados en cuatro enclaves específicos de la cordillera Cantábrica.

La ruta de las semillas

Los árboles de origen fueron marcados en primavera, para seguir el rastro a lo largo del otoño, cuando las aves comen los frutos maduros y defecan luego sus semillas. Durante seis meses, los investigadores fueron recolectando decenas de miles de semillas, entre ellas las marcadas con nitrógeno pesado, a diferentes distancias de los árboles de origen.

El análisis de ese material en el espectómetro de masas ha permitido reconstruir con exactitud la ruta de las semillas y definir la influencia que esa dispersión tiene a la hora de recuperar o expandir un bosque. La investigación internacional y coordinada entre los científicos de las tres instituciones se ha desarrollado sin una financiación específica para el proyecto.

Partiendo de una hipótesis de trabajo gestada en equipo, cada uno de los socios ha desempeñado labores complementarias dentro del proceso global de la investigación. El equipo de la Universidad de Oviedo se ha encargado más de la vertiente ecológica del trabajo. Los expertos de Penn State University han aportado la técnica de marcación de semillas, mientras que investigadores argentinos han desarrollado buena parte del modelado de análisis matemático más complejo.

Fuente: Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.