Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La postura del pie de los niños se asocia con sus alteraciones dentales

Investigadores de la Universidad de Málaga afirman que la pisada de un niño se relaciona con su mordida. Los resultados revelan que el 50% de los que manifiestan protrusión de mandíbula –movimiento del maxilar inferior hacia delante– presentan un tipo de pisada pronada –cuando el pie rota hacia dentro para distribuir el impacto al entrar en contacto con el suelo–.

En este estudio se han analizado a unos 200 escolares de seis a nueve años. / Pixabay

El grupo ‘PODUMA’, especializado en podología infantil, concluye que la postura del pie se relaciona directamente en el riesgo de padecer problemas de maloclusión. A partir de un estudio, para el que han analizado a unos 200 escolares de seis a nueve años, han evidenciado que casi el 50% de los niños que manifiestan protrusión de mandíbula muestran, asimismo, un tipo de pisada pronada, es decir, volcada para adentro.

“Detectamos también que el 100% de los niños que tenían un tipo de pie pronado estaba relacionado con protrusión de mandíbula”, afirma Gabriel Gijón, experto en biomecánica del pie y profesor de la Universidad de Málaga.

Se detectó que el 100% de los niños que tenían un tipo de pie pronado se relacionaba con protrusión de mandíbula

Los expertos han dedicado cinco años de trabajo para la realización de este proyecto de investigación. Así, a partir de un sistema de medidas, en una primera fase, se evaluó dos variables podológicas: el índice postural del pie y el ángulo de la huella.

Otra de las conclusiones, publicadas en la revista Medecin, fue el hallazgo de una menor prevalencia de esta relación en los niños con retrusión de mandíbula, pero sí una correspondencia de la normalidad cuando no se producen ninguna de las dos alteraciones.

Punto de partida para más estudios

Este trabajo da un paso más ya que hasta ahora, en odontología, solo se había abordado su vínculo con la zona lumbar. Sin embargo, tal y como aseguran los autores, se trata de un punto de partida al que podría añadirse el análisis de otras extremidades o, incluso, abordar otras hipótesis. “Por ejemplo, se podría valorar si el problema es al contrario, de la mandíbula a los pies”, explica.

Trasladar este estudio a adolescentes y adultos o avanzar en el plano científico, a partir de un ensayo clínico, serían los siguientes pasos. “Nos interesa saber en qué medida el tratamiento de una de estas dos alteraciones condicionaría a la otra”, aclara Gijón.

Referencia bibliográfica:

Marchena-Rodríguez A, Moreno-Morales N, Ramírez-Parga E, Labajo-Manzanares MT, Luque-Suárez A, Gijon-Nogueron G. ‘Relationship between foot posture and dental malocclusions in children aged 6 to 9 years: A cross-sectional study’. Medicine (Baltimore). Published online: May, 2018 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29742725

Fuente: Universidad de Málaga
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una vacuna de ARN mensajero consigue tratar la esclerosis múltiple en ratones

Los tratamientos actuales contra la esclerosis múltiple pueden causar una supresión inmunitaria y efectos secundarios, como un mayor riesgo de infecciones. Un nuevo estudio en ratones muestra cómo una vacuna de ARN mensajero, como las que se utilizan para la covid-19, retrasó la aparición y redujo la gravedad de la enfermedad.

Descrita una proteína como potencial diana para vacunas contra la leishmaniosis

Un equipo liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha identificado el mecanismo por el que el parásito Leishmania evita ser detectado: a través de la proteína SHP-1, responsable de funciones celulares básicas. Este hallazgo sitúa a dicha enzima como posible diana terapéutica para el desarrollo de vacunas contra la enfermedad.