Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La variabilidad genética identifica como autóctono un olmedo blanco

Un trabajo de investigación científica, que trata de recuperar las olmedas a través de la selección de ejemplares resistentes al hongo que causa la enfermedad, ha permitido identificar como autóctono un olmedo blanco en la finca de Quitapesares, en Palazuelos de Eresma (Segovia), por su variabilidad genética.

Olmo de La Santa, en Ávila, parcialmente afectado por grafiosis. Foto: DiCYT

A los personas menores de 30 años les cuesta imaginar un olmo frondoso. La plaga de grafiosis, que asuela todo el planeta, se llevó por delante cerca de seis millones de ejemplares desde su primera aparición en la Península Ibérica, en los '80. Entre ellos estaba el olmo viejo, "hendido por el rayo/ y en su mitad podrido" de Antonio Machado.

La identificación de este olmedo, compuesto por 70 adultos y rebrotes que pueden sumar hasta los 200 individuos, tiene gran importancia biogeográfica, ya que permite desechar la idea de que la población no es fruto de una introducción por parte del ser humano. "Son ejemplares claramente autóctonos", comentó a DiCYT Luis Gil, catedrático del Departamento de Silvopascicultura de la Universidad Politécnica de Madrid. Esta catalogación puede ayudar a proteger el olmedo. En sus proximidades, una empresa constructora pretende construir una zona residencial con un campo de golf.

Gil explicó que el trabajo de investigación en el que se enmarca la identificación del olmedo de Quitapesares busca caracteres anatómicos de olmos resistentes al ataque del hongo Ceratocystis ulmi, que utiliza como vector un insecto conocido como barrenillo del olmo. "Ciertos ejemplares posee vasos por los que pasa la savia más estrechos, son más pequeños o bien contienen elementos que dificutlan el paso del hongo", explica el especialista. La enfermedad provoca muerte por marchitamiento foliar, por lo qu estos mecanismos defensivos permiten a ciertos ejemplares son capaces de soportar la acción del hongo.

El olmo es común en la España caliza. En la Península Ibérica coexisten tres variedades autóctonas diferentes: olmo común o negrillo, olmo glada y olmo ciliado o blanco. La Universidad Politécnica de Madrid contó con financiación de la Junta de Castilla y León para analizar las poblaciones de olmo ciliado de esta comunidad autónoma. Además, el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino destina fondos para la recuperación de este árbol.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Cuervos y urracas muestran una inesperada generosidad

Hasta ahora, diferentes estudios habían observado tendencias egoístas en los córvidos más inteligentes, pero un nuevo trabajo revela más bien lo contrario en varias especies, protagonistas de #Cienciaalobestia. Estas aves son espontáneamente altruistas en beneficio del grupo, sobre todo las que son altamente tolerantes y cooperan para criar.

Alt de la imagen
Los nativos americanos dispersaron la chirimoya por vía marítima

Un estudio sobre el origen del chirimoyo confirma que había rutas por vía marítima que conectaban Centroamérica con Sudamérica. La mayor diversidad genética de este árbol está en América Central.